Polígonos de Almussafes y Sollana implantan un sistema de autoprotección en incendios pionero en España

0
1347

La Associació de Parcs i Polígons Industrials Ribera Baixa (APPI) ha conseguido que sus tres polígonos, el Juan Carlos I y Norte en Almussafes y el de El Romaní en Sollana, sean los primeros de España en disponer de un sistema de autoprotección sustentado en la creación de una base de datos detallada con la información específica que resulta más útil para los bomberos en los primeros momentos tras recibir una llamada de emergencia.

Ayer se celebró en Almussafes una reunión de la Comisión de Autoprotección de APPI con responsables de empresas asociadas, el Consorcio Provincial de Bomberos y Divalterra, encargada de la herramienta informática donde se registra toda esa información y se ordena adecuadamente para una rápida y eficaz consulta de los bomberos cuando la precisen.

El responsable del proyecto, miembro de la junta de Appi y coordinador de Prevención de Riesgos Laborales de Asepeyo, José Enrique Aparisi, fue el encargado de detallar a las empresas el estado actual de la recogida y volcado de información y de las fases del proyecto cuya próxima fecha determinante será el 30 de marzo, plazo límite para que todas las empresas hayan aportado su información al sistema de información (SIG).

Por su parte, el jefe de la Sección de Prevención del Consorcio Provincial de Bomberos, Jorge Sánchez, insistió ante los empresarios en la importancia de este proyecto piloto que ha despertado ya el interés en otras regiones españolas. Según Sánchez, la rápida consulta de información básica cuando se alerta de un incendio industrial es clave y facilita enormemente la labor de los bomberos que, mientras llegan al lugar, son capaces de elaborar el plan de actuación si disponen de información concreta y detallada.

El objetivo es conformar una base de datos elaborada por ‘capas’ donde los bomberos pueden consultar cualquier detalle que les resulte relevante a la hora de actuar. Y las empresas de APPI son las primeras que ocupan la capa o nivel del sector industrial con datos relevantes para los servicios de emergencia como un plano básico con entradas, salidas, espacios, almacenaje de material inflamable si lo hubiera y elementos antiincendios de que dispongan.

Además, un sistema de colores informa del nivel de riesgo de cada una de las empresas y eso es importante, según Sánchez, sobre todo, para las empresas colindantes que es donde los bomberos suelen intervenir cuando se declara un incendio industrial.

“Atendemos una media de cien incendios de este tipo al año y 4 o 5 son declarados grandes incendios y, a todos ellos, vamos a ciegas, no sabemos qué nos vamos a encontrar hasta que llegamos”, explicó el responsable de bomberos para ilustrar el cambio radical que supondrá la implementación de un sistema como el que APPI ha impulsado para sus polígonos.

A la reunión también asistió el responsable de seguridad de Ford Almussafes, Enrique Roig, empresa que dispone de su propio equipo de bomberos industriales, quien alabó el proyecto e insistió, igualmente, en la importancia de la información y la coordinación entre todos los agentes implicados para minimizar las consecuencias de una catástrofe en un área industrial.

Por su parte, la gerente de APPI, Romina Moya, agradeció a todos los asociados, a Divalterra y al Consorcio Provincial su labor para poner en marcha este proyecto piloto de autoprotección en los tres polígonos que representa. “Es una iniciativa importantísima y para la que pedimos el apoyo de todos porque en una cuestión como los incendios industriales se ponen en juego millones de euros de inversión, miles de puestos de trabajo y, lo que es más importante, cientos de vidas humanas”, recordó Moya.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here