Xirivella aprueba el Plan de Acción por el Clima para disminuir un 40% emisiones CO2 y aumentar la eficiencia energética 

0
911
Uno de los momentos de presentación del nuevo proyecto.

Se ha renovado el alumbrado público con tecnología de bajo consumo, se van a instalar placas solares en distintos edificios municipales, se ha apostado por la compra de energía verde y se está sustituyendo la flota municipal de vehículos.

Xirivella ha aprobado el Plan de Acción por el Clima y la Energía Sostenible, con el que pretende disminuir las emisiones de CO2 al menos en un 40% y aumentar la eficiencia energética en 27 puntos en 2030. Para ello ha diseñado un total de 26 acciones, algunas de las cuales ya han comenzado a desarrollarse, que cuentan con un presupuesto de 2,1 millones de euros ejecutable hasta 2030.

Las acciones se han elaborado partiendo los resultados de un estudio previo que sitúa al transporte como el punto más crítico, ya que representa el 37% del consumo energético y el 45% de las emisiones totales del municipio. Le sigue el sector residencial, el sector servicios y por último el industrial, mientras que las infraestructuras y servicios municipales suponen un 4% del total del consumo y emisiones de la localidad.

El Ayuntamiento está trabajando desde 2018 en reducir la huella de carbono de las instalaciones y servicios municipales, con excelentes resultados. Para ello se ha renovado el alumbrado público con tecnología de bajo consumo, se van a instalar placas solares en distintos edificios municipales, se ha apostado por la compra de energía verde y se está sustituyendo la flota municipal de vehículos por otra más eficiente, entre otras acciones.

“En los últimos años estamos haciendo un importante trabajo para mejorar la eficiencia energética y bajar las emisiones en las instalaciones públicas, pero sabemos que esto no es suficiente. Necesitamos la colaboración de la ciudadanía. El futuro pasa por convertirnos en una ciudad más respetuosa con el medio ambiente, no cabe otra alternativa. Sabemos que eso también supone un esfuerzo para la población y por ello vamos a poner en marcha un paquete de ayudas para acompañar a la ciudadanía en esta transición”, afirma Michel Montaner, alcalde la localidad.

En este sentido, para el ámbito doméstico se van a destinar más de 640.000 euros a la bonificación fiscal en licencias de obras para mejoras de la eficiencia energética. También se va a fomentar el cambio de dispositivos de consumo de gasoil y fueloil por gas natural y de las calderas de gasóleo por las de biomasa. Además, se van a realizar diversas campañas de sensibilización.

En el sector servicios se apoya la compra de energía verde certificada y la adhesión de las empresas al proyecto “Green Commerce”. Mientras que en la industria se da soporte a la sustitución de instalaciones consumidoras de energía por otras más sostenibles y se promociona el uso de la cogeneración.

Por lo que respecta al transporte, se va a instalar una red de puntos de recarga de vehículos eléctricos para fomentar su uso y se va a seguir implementando el Plan de Movilidad Urbana Sostenible para reducir sensiblemente el impacto en el medio ambiente.

Además, se pretende que el 27% de la energía la produzca el municipio a través de fuentes renovables, para ello ha destinado una partida a la implantación de instalaciones fotovoltaicas para autoconsumo eléctrico.

El objetivo de todas estas medidas es pasar de un consumo energético de 194.536,61 MWh del año 2010 a 139.032,04 MWh en 2030, y de una emisión de 40.226,56 toneladas de CO2 a 22.287,46 en el mismo periodo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí