Xàbia incorpora la Cova Tallada y Cala Blanca a los puntos en los que se controla en verano el aforo y los accesos

0
1203
Xàbia
Control de aforos en las calas.

El ayuntamiento de Xàbia ha anunciado que ya se ha iniciado la fase de contratación del servicio de vigilancia de seguridad y control de acceso en las playas del litoral. El contrato sale a licitación por 108.519,58 euros (IVA incluido) e incluye el control de accesos en las playas y calas.

Una medida, según indican fuentes municipales, que empezó a aplicarse en 2017 por el punto con más presión: la Granadella y que progresivamente ha ido extendiéndose a gran parte del litoral. Inicialmente se instauró para favorecer un uso responsable y sostenible de los espacios naturales y evitar los colapsos por tráfico que ponían riesgo la seguridad en el entorno de las calas, aunque la situación epidemiológica existente hizo que el pasado verano, el control de aforo se ampliara también a las playas urbanas, recalcan desde el consistorio.

“Es por ello que el nuevo contrato también contempla labores de información destinadas a los usuarios de las playas, de manera que sean conocedores de las condiciones de uso de los espacios citados y de las medidas adicionales de seguridad, como por ejemplo las vinculadas a la Covid”.

Tal y como explica el concejal de Playas, Toni Miragall, el servicio abarcará del 1 de julio al 31 de agosto las playas que el verano pasado ya contaron con este control: el Arenal y La Grava, además de las calas Granadella, Portitxol o Barraca y Ambolo -clausurada al baño-. Como novedad se incorpora la Cala Blanca, “ya que el año pasado se detectó que los controles en otras calas provocaban el desvío de usuarios a este punto del litoral y, por tanto, una mayor masificación”.

Desde el consistorio, también se contempla personal para ampliar el control de aforo que realiza el Parque Natural del Montgó en la Cova Tallada, y en el que este año participarán los Ayuntamientos implicados para poder ampliar su horario.

Miragall apunta que el contrato se ha ajustado a las necesidades detectadas en los últimos años, tanto a nivel de horarios como de fechas. “Y es que otra de las ampliaciones es para dar respuesta a la situación que viven la Granadella o Portitxol durante los fines de semana de junio y septiembre, ya que la temporada de baño cada año es más amplia y se ha contrastado que en esos días ya se viven problemas de atascos o exceso de aforo. Es por ello que la barrera de control ya estará activada a partir de junio durante los fines de semana”.

Para ver las noticias más destacadas de hoy, pincha aquí

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here