El vodevil de la moción de censura imposible de Villargordo del Cabriel

0
4662

El vodevil en el que se ha convertido la política municipal en Villargordo del Cabriel ha sumado una serie de capítulos en tan solo unos días dignos de una novela, pendiente de calificar, entre la novela negra y la de humor, si es que tuviera alguna gracia la historia.

El pasado miércoles los tres ediles del Partido Popular presentaban una moción de censura contra Carmen Suárez, la alcaldesa de Somos Villargordo, apoyados por el número uno del PSOE, Juan Carlos Martínez, quien estaba propuesto como alcalde en el documento.

Por contextualizar, en las elecciones del pasado mes de mayo el PP obtuvo 3 concejales, y Somos Villargordo y PSOE 2 concejales cada uno. Pactaron Somos Villargordo y PSOE, y la alcaldía fue para los primeros por ser la fuerza más votada del pacto.

Así, con la moción de censura planteada el PP recuperaría, teóricamente, el poder apoyado por uno de los dos concejales del PSOE. O esas eran las cuentas que se hacía el grupo liderado por el ex alcalde Francisco Nuévalos.

Pero las matemáticas y la ley no están del lado de los firmantes de la moción de censura. ¿Por qué?  Porque no se leyeron bien la Ley Orgánica y desoyeron las recomendaciones de algunos miembros del PP que les recordaron que con 4 de los 7 concejales de Villargordo no saldría adelante la moción de censura en virtud del artículo 197 de la Ley Orgánica del Régimen Electoral General, que textualmente dice: “en el caso de que alguno de los proponentes de la moción de censura formara o haya formado parte del grupo político municipal al que pertenece el Alcalde cuya censura se propone, la mayoría exigida en el párrafo anterior se verá incrementada en el mismo número de concejales que se encuentren en tales circunstancias”.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR  El Consell decreta el nivel 2 de emergencia en Requena - Utiel con 32.000 personas sin luz

O sea, que para sacar adelante la moción de censura necesitan el voto favorable, además de los 3 del PP, de tantos concejales como hayan firmado la moción y sean miembros del Equipo de Gobierno. Como los otros 4 concejales de Villargordo son o han sido miembros del Equipo de Gobierno es imposible legalmente que la moción de censura salga adelante; no hay concejales suficientes en Villargordo del Cabriel. Ni siquiera hay opciones de que se celebre el pleno, puesto que no reúne las condiciones legales.

Entre medias la situación se complica, porque aunque en el PP provincial advierten de que no saldrá adelante la moción de censura porque la ley lo impide, dejan hacer partido local (tampoco había vuelta atrás porque estaba presentado el escrito). Pero el PSOE sí reacciona y desde la comarcal que lidera Toni Quintana expulsan del partido a Juan Carlos Martínez y comunican al consistorio que deja de pertenecer al grupo municipal socialista y por lo tanto pasa al de los no adscritos.

El movimiento del PSOE ocurre un día después de presentar la moción de censura, o sea el jueves 19 de diciembre. Y el viernes 20 de diciembre la alcaldesa, Carmen Suárez, expulsa a Juan Carlos Martínez del equipo de gobierno y le quita las competencias de sus concejalías “por la deslealtad manifestada, al poner su voto a disposición de la oposición quebrantando así el pacto de legislatura con el objetivo de atribuirse unos derechos políticos con las correlativas ventajas económicas vinculadas al cargo”.

Pero no todo acaba aquí. El 3 de diciembre renunciaba a representar al PSOE en el plenario la otra edil, Maria Benita Guaita, quien pasaba al grupo de los no adscritos. Aunque esto no influye en el voto que se pudiera dar en un hipotético pleno de la moción de censura.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR  Música y artes escénicas se dan cita en el Festival de cortometrajes de Requena

Y para poner algún elemento rosa o de novela negra a la historia, por medio hay una denuncia, que la Guardia Civil investiga y afecta a algunos concejales, aunque no ha trascendido más de la misma.

 

Todos fueron o son del PP

Y si alguien pensaba que con esto acababa el relato, queda un aderezo para la historia. Y es que casi todos los implicados en este vodevil son o fueron miembros del PP en algún momento.

Los tres concejales actuales del PP evidentemente pertenecen al partido. Pero la alcaldesa, Carmen Suárez, de Somos Villargordo, fue concejal por el PP la pasada legislatura, formación que abandonó para liderar esta formación. Y para acabar con la rocambolesca historia, Juan Carlos Martínez, el número 1 del PSOE local las pasadas elecciones y edil por esta formación hasta la semana pasada, perteneció también al PP y fue en sus listas en Villargordo hace tres legislaturas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here