Un Valencia voluntarioso no pudo sobreponerse a la tempranera expulsión de Mangala

0
2260

El Valencia llegó al Camp Nou ante la difícil misión de sacar algo positivo en casa de un Barcelona que, haría todo lo posible por no perder la estela del virtual líder de esta vibrante Liga Santander, su histórico archienemigo, el Real Madrid.

Eso, cuando todavía suenan los tambores tras la remontada del FC Barcelona frente al PSG en Champions League.

El conjunto ché salió convencido y bien plantado en la Ciudad Condal,  aguantando una primera media hora en la que su rival protagonizó varios acercamientos a la meta defendida por Diego Alves. Alguno de los cuales, no acabó en gol de milagro, dicho sea de paso. Pero eso es el fútbol, y el Valencia de cuando en cuando se desplegaba en ataque, alternando así ese continuo y casi permanente esfuerzo defensivo, con algunas arrancadas que oxigenaban al equipo y exigían a su rival.

En el minuto 29, un gran cabezazo de Mangala, que se adelantó a Rakitic en el salto (sorprendió no verlo emparejado con Piqué), puso por delante a los valencianistas, que encontraban así fruto a su meritorio esfuerzo. Al filo de la media hora, los de Voro sorprendían en “Can Barça”.

Sin embargo, no les duraría excesivamente la alegría de adelantarse en el marcador, y comenzarían a sucederse distintos infortunios, con suerte opuesta para el Barça.

A los pocos minutos del tanto del central francés, Luis Suárez le ganó con una pillería la espalda a un Garay que pecó de blandura extrema. Neymar sacó de banda rápido desde el flanco izquierdo del ataque culé, y el charrúa amagó con ir a la corta para luego romper en profundidad. Garay, fuera de jugada, sólo pudo ver cómo el ariete uruguayo batió a su compañero Diego Alves de sutil tiro cruzado al palo largo. El empate llegaba antes de lo esperado, y tras un grave error del defensa argentino.

Pero lo peor estaba por llegar, ya que al filo del descanso, cuando se bordeaba el minuto 45, Suárez le vuelve a ganar la partida a un zaguero del Valencia; en esta ocasión turno para Mangala, que al verse superado por el delantero del Barça, cometió el caro error de agarrarlo por detrás, cometiendo así penalti, y dejando a su equipo toda la segunda mitad en inferioridad numérica. Era el último defensa. Messi transformó desde los once metros.

Aún quedaría tiempo para que un despiste de los locales diese pie a que Munir empatase a 2 antes del pitido del intermedio. No obstante, el panorama para los del Turia se avecinaba bastante ennegrecido…

Y efectivamente, así fue. Toda una segunda parte con uno menos contra el Barça pesa mucho, y a pesar de que el Valencia seguiría mostrándose ordenado y solidario en el esfuerzo colectivo, caerían dos goles más. El primero de ellos, con el sello de Messi, sorprendiendo con la derecha por el palo corto al ágil meta brasileño.

Hasta los minutos finales, a pesar del aparente control local de la situación, no llegaría la sentencia definitiva. Y esta fue puesta por André Gomes, culminando a placer una gran internada de Neymar, especialmente activo toda la noche.

El Valencia pagó caro jugar más de la mitad del partido con un hombre menos, y no pudo puntuar en su visita a Barcelona.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here