Una nave de locos desembarca en Sala Russafa

0
1682
Y la nave va
Y la nave va

Unos divertidos y sospechosos padres fundadores buscan crear una nueva sociedad más allá del viejo mundo conocido. El puerto de salida es la Sala Russafa y bajo el título de ‘Y la nave va?’ la obra pone en solfa los idearios y líderes que los proclaman desde el humor, la buena música y un excelente cuerpo actoral.

Cada año la compañía Arden y Sala Russafa traen para las fiestas navideñas una nueva producción teatral en el que la comedia, la sátira, la música en directo, el humor irreverente y un excelente plantel de actores se unen con un sano y estupendo propósito: reírse y poner patas arriba las complejidades sociales y humanas. En esta ocasión, Chema Cardeña (autor y director de la obra), ha creado una hilarante historia en la que el barco ‘El holandés errante’ reúne a un selecto (y sin par) grupo de personajes que oficiarán como los padres fundadores de una nueva sociedad más allá del maltratado Viejo Mundo.

Imagen de la obra en Sala Russafa.

Bajo las órdenes del capitán Van der Decken (el propio Cardeña), el barco sube a cubierta a un juez narcoléptico (Juan Carlos Garés), un general lisiado (Jaime Vicedo), una sufragista radical (Raquel Ortells), un reverendo fanático (José Domenech), un científico bohemio (Darío Torrent), una maestra liberal (Iria Márquez), una frívola aristócrata (Rosa López) y un grumete (Juanjo Benavent).  Junto a ellos una tripulación de músicos (David Campillos, José Montero y Johnny B. Zero) y un enorme grupo de colonos compuesto por el público asistente.

Así las cosas, todos estos viajeros emprenderán una loca travesía (en el último tercio del siglo XIX) en busca de un nuevo mundo donde crear, ante la supervisión y consignas de los padres fundadores, una nueva sociedad supuestamente mejor a la que quedó atrás.

‘¿Y la nave va?’ es un juego, un juego disparatado y divertido donde las visiones opuestas chocan sin posibilidad de acuerdo y cuya resolución caerá en los sufridos colonos que deberán votar a favor de una u otra de las opciones. Al parecer, la construcción de un nuevo modelo social será tan complejo y enrevesado como lo fue siempre y gracias a unos diálogos llenos de humor y crítica, la obra nos invita a mirar la actualidad y reflexionar sobre el rumbo que tomamos como sociedad y como responsables (desde la individualidad) de ella.

Quedan tres días para disfrutar de esta hilarante y graciosa comedia compuesta por una troupe de artistas que son el alma de la compañía Arden y llenan de buen teatro la Sala Russafa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here