Un proyecto de Quart de Poblet, el mejor valorado entre los 167 presentados en el programa de la UE ‘Europa para los Ciudadanos’

0
5504
Ayuntamiento de Quart de Poblet.

Algunas de las medidas que se han destacado como ejemplo de buenas prácticas fueron las adoptadas por el ayuntamiento para reducir la brecha digital y garantizar el acceso a la educación no presencial para que los alumnos pudiesen seguir las clases de forma online.

El proyecto europeo ‘Spring’ ha finalizado la segunda de sus jornadas en el municipio de l’Horta Sud. La primera tuvo lugar en la ciudad de Borgomanero, en el norte de Italia.  Uno de los objetivos principales de esta iniciativa es el de intercambiar las experiencias y los programas adoptados por los países socios durante la pandemia y promocionar los que fueron más beneficiosos para la ciudadanía.

Asimismo, Spring, que cuenta con un presupuesto de 148.680 euros ha sido el mejor valorado por Bruselas de entre los 167 proyectos presentados en el programa Europa para los Ciudadanos.

La reunión internacional celebrada en la localidad de l’ Horta Sud sirvió para valorar las repercusiones que el confinamiento tuvo en el mundo escolar, tanto en las relaciones educativas entre profesorado y alumnos y alumnas, como con sus familias en los diferentes países europeos.

Algunas de las medidas que se han destacado como ejemplo de buenas prácticas fueron las adoptadas por el ayuntamiento para reducir la brecha digital y garantizar el acceso a la educación no presencial, de manera que el alumnado pudiese seguir las clases de forma online. Entre estas actuaciones se encuentra el préstamo de tabletas y ordenadores portátiles a las familias sin recursos. Además de los dispositivos suministrados por la Generalitat, la ONU, cuya sede tecnológica se encuentra en Quart de Poblet, cedió otros treinta ordenadores.

En total se facilitó al alumnado más necesitado de la localidad setenta dispositivos electrónicos y veinte tarjetas de datos. También, se organizaron cuatro talleres de alfabetización digital dirigidos a las familias con menores en edad escolar, de forma que se asegurara la correcta utilización de los recursos.

Sin embargo, uno de los aspectos que se ha considerado fundamental ha sido el apoyo psicoemocional a la comunidad educativa. Entre otras iniciativas se realizaron talleres de prevención de estrés por COVID-19, con la finalidad de dotar a las personas destinatarias de herramientas con las que enfrentarse a las situaciones sobrevenidas a consecuencia de la pandemia, contribuyendo a mejorar la salud mental de los vecinos y vecinas.

Asimismo, se cedieron espacios municipales para el desdoble de grupos y se facilitó material para poder realizar actividades educativas al aire libre.  Una de las conclusiones de este encuentro es que la pandemia puso en evidencia muchas carencias y necesidades en toda Europa. La más importante es transformar el modelo educativo y dotar a la comunidad de herramientas tecnológicas.

En este sentido, el consistorio agradeció la colaboración del CEIP Villar Palasí que, a través de sus profesoras Ana Lluesma y Delia Serra, cerraron el encuentro con la ponencia «el centro digital colaborativo, hacia una transformación del modelo educativo». En dicha conferencia expusieron de qué manera trabajan para cambiar sus modelos de aprendizaje y comunicación. Este centro ha sido escogido por la conselleria de Educación para participar en una experiencia piloto, cuyo principal objetivo es evolucionar mejorando el sistema, a través de la creación de un nuevo entorno virtual de aprendizaje y con la colaboración entre docentes, alumnado, sus familias y los equipos directivos.

Socios de Alemania, Francia, Italia o Checoslovaquia

Los socios del proyecto Spring, entre los que se encuentran Alemania, Francia, Italia o Checoslovaquia, aprovecharon para conocer algunos lugares emblemáticos de Quart de Poblet, como la sede de la ONU, el Parque Natural o el catálogo de edificios modernistas con los que cuenta la localidad.

En la primera de las jornadas de este proyecto, el equipo de Quart és Europa, liderado por Bartolomé Nofuentes, pudo explicar las intervenciones del Área de Servicios Sociales, del Servicio de Protección Civil y Policía Local, y compartir los programas que se implementaron durante el confinamiento. Entre los que tuvieron más éxito se encuentra el de asistencia domiciliaria para personas mayores o enfermas, o el servicio de acompañamiento telefónico para mayores de 64 años.

El programa Europa para los Ciudadanos pretende animar a las ciudades a cooperar entre sí a largo plazo para estudiar temas, compartir recursos o intereses, aumentar su capacidad de influencia o hacer frente a retos comunes. Quart de Poblet se encuentra en el centro de este compromiso de formar parte de las redes ciudades europeas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí