Un estudio de la UPV apunta a que Alcublas pudo tener un observatorio astronómico en la Edad Media

0
1492

Un estudio coordinado por el catedrático de la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) Gabriel Songel apunta a la existencia de un observatorio astronómico de la Edad Media en la localidad valenciana de Alcublas, en la comarca de Los Serranía, según ha publicado la agencia EFE.

Según el estudio, la disposición radial de algunos de los mojones (postes clavados en el suelo) de Alcublas forma un amplio arco, alineado con el Alto de los Molinos y orientado hacia distintos puntos de Oriente Medio o a puntos más cercanos en la Comunitat Valenciana como el Montgó y el Penyagolosa. Detalla que se sugieren diferentes orientaciones hacia Jerusalén o La Meca en dirección sureste (SE), León en dirección noroeste (NO) o Córdoba al suroeste (SO).

El descubrimiento se produjo al preparar un proyecto de activación del turismo cultural con el Ayuntamiento de Alcublas, liderado por la alcaldesa, Blanca Rosa Pastor, y gracias a la recopilación de diferentes estudios que el consistorio ha ido publicando en los últimos años.

Exhaustivo trabajo de documentación

El trabajo de documentación aportado por el historiador Miguel Fernández Aragón y la labor de campo de Rafael Casaña Martínez, ubicando geográficamente todos los mojones, fue el punto de partida para esbozar la hipótesis de la existencia del observatorio astronómico.

“Fue definitivo acceder al mapa del término de Andilla y Alcublas del siglo XVI del Archivo Histórico de Altura, y comprobar que recoge la disposición de los mojones”. En este estudio preliminar, buscando el origen del nombre de Alcublas, Songel ha explicado que ya en el siglo XVII Escolano apuntaba que podía venir del nombre árabe Alqibla, la orientación hacia la Meca.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR  Alcublas regenera el paraje natural La Solana

“La sorpresa vino cuando apareció la posibilidad de que pudiera ser el astrónomo del siglo X especializado en la orientación de la oración y la construcción de mezquitas orientadas hacia la Meca, Sahib Al Qibla al balansi (el valenciano) el que le dio nombre a la villa”, ha añadido. Según Songel, Sahib al-Qibla, Alqibla, sobrenombre de Abi Ubayda al-Layti al-Balansi (el valenciano) “pudo establecerse en la villa y convertirla en un centro de observación y cálculo astronómico en el siglo X. La villa pudo tomar entonces el nombre del astrónomo.

“Un observatorio extraordinario”

Ha señalado también que la montaña del Alto de los Molinos, desde donde se ven los mojones, es realmente un “observatorio extraordinario que domina desde el Penyagolosa en la provincia de Castellón hasta el Montgó en Alicante, y el campo del Turia hasta el mar y Cullera”.

Un punto estratégico que un siglo más tarde se convertiría en frontera entre las taifas de Valencia, Alpuente, Dènia y Albarracín, ha agregado. Se da la circunstancia de que, realizando comprobaciones sobre los mapas del Instituto Geográfico Nacional y el Instituto Cartográfico Valenciano, Alcublas se encuentra a la misma latitud que Toledo (paralelo 40) y en la misma longitud que Zaragoza (meridiano 1 Oeste).

Con diferentes orientaciones

En el estudio, se detalla cómo la disposición radial de los mojones, sugerían diferentes orientaciones en el espacio y era fácilmente relacionable con el deber del astrónomo de buscar la alquibla, es decir la orientación perfecta hacia la Meca, u otros lugares relevantes en la cultura andalusí como Jerusalén.

Además, otros mojones están orientados hacia Córdoba, León, Burgos y las mismas Zaragoza y Toledo, todas ellas ciudades importantes en Al Ándalus y en los reinos leonés y castellano. Las mediciones de las orientaciones de los mojones han sido realizadas por Luis Blanch, profesor Titular del departamento de Ingeniería Cartográfica, Geodesia y Fotogrametría de la UPV.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR  El PP de Aras de los Olmos asegura que el alcalde les niega un despacho en el consistorio

“Otro dato que confirma la hipótesis del observatorio de Alcublas y las disposiciones de los mojones es la marca en una roca a cinco metros del Mojón Cerro que reproduce una línea vertical dirección norte, una línea horizontal dirección Este – Oeste, y una línea inclinada a 42 grados que, en el mapa, nos lleva al Alto de los Molinos”, ha resaltado.

Songel ha indicado que “alguien plasmó en la piedra sus cálculos geográficos desde esa colina hacia un punto que no veía, pero sí sabía dónde estaba”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here