Los triunfadores del verano: el turismo náutico mejora sus cifras de negocio

0
299
Motos de agua en un pantalán flotante

El de 2020 ha sido un verano muy diferente por las circunstancias sanitarias por todos conocidas, pero también ha habido hueco para que algunos sectores hayan incrementado su negocio y sus productos hayan sido los más demandados a ras de agua.

Especial mención merece el alquiler de embarcaciones de recreo y la instalación de plataformas y pantalanes flotantes para el ocio.

Este año los turistas se han decantado por una nueva forma de pasar las vacaciones lejos de aglomeraciones y sin tener que esperar turno para tumbarse en la arena. El turismo náutico ha sido la respuesta preferida por antonomasia para disfrutar de las costas españolas de una forma segura, reduciendo el riesgo de contagio y respetando tanto el aforo como el distanciamiento social.

El alquiler de motos de agua y embarcaciones para viajar a las islas o a lo largo de las costas españolas han copado las listas de reservas en el periodo estival. Si bien, la alternativa ha disparado el espíritu aventurero de todo turista, para disfrutar de una experiencia novedosa y la libertad que brinda el mar, tan buscada cada verano, este más si cabe, tras el periodo de confinamiento.

Desde el mes de mayo el sector náutico ya se había preparado para adaptarse al nuevo contexto. Desde la Asociación Nacional de Empresas Náuticas (ANEN) contaban con un exhaustivo protocolo de protección y prevención para cumplir con las medidas higiénico sanitarias. No solo su anticipada preparación, sino por el hecho de proponer una alternativa al ocio estival, el sector náutico ha podido salir incluso beneficiado de la pandemia y, por tanto, dar la vuelta a los resultados tanto en contratación de personal como en ingresos obtenidos. En España, cerca de 3.700 empresas dedicadas a la actividad náutica han generado cerca de 80.000 puestos de trabajo, dando un sorprendente empuje al sector.

El turista medio no se ha resignado a desperdiciar ni un segundo de su tiempo libre para disfrutar del mar sin tener que regirse por las limitaciones establecidas. Una experiencia que merece ser vivida y que, dentro de los parámetros establecidos frente a la pandemia, permitía cumplir con todas las restricciones sanitarias y a la vez sentir esa sensación de libertad.

Paralelamente, el empleo de plataformas y pantalanes flotantes para ocio y recreo mediante sistema modular flotante M-DOCK a tan solo unos metros de las playas,  así como para proveer a empresas de un espacio en el que atracar las motos de agua, las embarcaciones e incluso crear piscinas dentro del mar, también han visto incrementado sus ingresos. Son los negocios especializados en la venta, alquiler, montaje e instalación de plataformas flotantes y pantalanes flotantes que han servido de medio para alojar la distinguida atracción turística en la nueva normalidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here