Sala Russafa sube a escena la divertida propuesta ecológica ‘Fem i desfem’

0
676

Nada es infinito, tampoco el planeta, como nos recuerdan estos días en la Cumbre del Clima 2021. La Tierra nos anuncia desde hace un tiempo que estamos agotando sus recursos, su paciencia. Y a educar en este sentido viene a Sala Russafa este fin de semana ‘Fem i desfem’, una divertida propuesta de La Dependent, compañía veterana de la escena valenciana.

“Podría parecer que esta producción no tiene nada que ver con otros montajes más grandes que hacemos. Por ejemplo, ahora estamos adaptando Júlia, de Isabel Clara Simó, ¡palabras mayores! Pero también nos gusta mucho este tipo de espectáculos más pequeños porque son muy frescos, muy cercanos al público. El texto está vivo y la pieza se puede adaptar para representarla casi cualquier sitio”, explica Pepa Miralles, su directora. De hecho, ha habido pases de Fem i desfem en la calle, en librerías, en casas de la cultura, en teatros…, la obra ha recorrido parte de la Comunitat, sobre todo de la provincia de Alicante, dentro de una iniciativa de concienciación medioambiental impulsada por FCC (Fomento de Construcciones y Contratas) y la Mancomunitat El Xarpolar.

Ahora llega al teatro de Ruzafa con funciones el 6 y 7 de noviembre para todos los públicos. “Te diría que es para espectadores de 7 a 100 años. Y a los que tengan más de 100, les invitamos nosotros”, bromea Miralles, explicando que hay guiños para todas las edades en una comedia cargada de gags visuales, que funciona a modo de sucesión de sketches y donde dos intérpretes se transforman en diferentes personajes.

“Queríamos recrear situaciones cotidianas, donde todos nos podemos ver reflejados y que a veces llegan a ser absurdas. Pensamos que es importante que nos planteemos qué pasa con toda la basura, los residuos que generamos. No basta con reciclar, la primera de las tres R de la ecología”, comenta la directora. “Tenemos que reducir y reutilizar, las otras dos erres. Esto supone cambiar la manera de consumir, pero también nuestra filosofía de vida. Al final, tratamos de que el público se quede con la idea de que no necesitamos tener tantas cosas ni deshacernos de ellas tan pronto”, sostiene la directora de escena alcoyana.

Imagen de ‘La niebla’.

Jordi Peidro firma un texto en el que han ido aportando tanto la directora como los actores, Conxi Doménech y Rubén Mira en una puesta escena creativa, que juega con diferentes géneros dramáticos y es capaz de hablar de microplásticos o algo, en principio, tan poco romántico como la separación de residuos.  “A través del humor, pasando un buen rato, se puede aprender mucho y tomar conciencia de que esto es cosa de todos”, afirma la directora de esta divertida comedia ecofriendly.

Góngora y Quevedo sigue envueltos en ‘La niebla’

Tercera semana en cartel para ‘La Niebla’, el espectáculo con el que Arden Producciones, la compañía impulsora de Sala Russafa, celebra su primer cuarto de siglo. Chema Cardeña escribe y dirige esta comedia en la que sube al escenario junto a Juan Carlos Garés. Ambos dan vida a dos de los más grandes escritores y enemigos de la literatura española.

Acogido a su religión y asustado por las incipientes lagunas de su memoria, Góngora ve entrar en su casa de Córdoba a quien tantas veces le ha vilipendiado con versos que han pasado a la historia como aquel de ‘Érase un hombre a una nariz pegado’. Pero el sorprendido es el autor de estas palabras, Quevedo, quien querrá saber qué hace ese curilla remilgado y poeta retorcido en su celda de León.

Sin ponerse de acuerdo sobre dónde se encuentran, como nunca se han puesto de acuerdo prácticamente en nada, los dos sacan a relucir su famosa enemistad mientras hablan de literatura, contraponiendo la necesidad de crear belleza con la de conectar con el lector. También salen a la conversación las artes escénicas, de las que Góngora era gran aficionado mientras Quevedo las despreciaba. O la difícil relación entre los artistas y el poder, sobre todo cuando éste decide sobre el encumbramiento o el olvido de un creador.

Todo ello, mientras reciben la visita de personajes como Lope de Vega, favorito de los cortesanos, o María de Zayas, enfrentándose a la misoginia para reivindicar la capacidad literaria de las mujeres. También aparece La Gallarda, defendiendo el papel del teatro y desarmando los prejuicios sobre los cómicos (y especialmente, las cómicas). Además, les visita el mismísimo rey, Felipe IV, para remarcar el dominio de la monarquía sobre todos los ámbitos y todos sus súbditos, incluidos los artistas.

La España más aperturista frente a la más tradicional, la xenofobia, el machismo, el servilismo, la envidia, la religión o la expresión artística van hilando el diálogo de esta comedia, de lengua tan afilada como la de sus protagonistas, donde los versos de ambos autores se entrelazan con el lenguaje de la calle, la burla, la escatología y el tímido cariño que en el fondo comparten quienes se han enfrentado durante décadas.

Hasta el 14 de noviembre permanece en cartel esta pieza que, siguiendo el característico sello de la compañía valenciana Arden, utiliza personajes y situaciones del pasado para mirar el presente. ‘La Niebla’ recrea el Siglo de Oro español, pero también la actualidad. Y lo hace con una arriesgada puesta en escena, en homenaje al teatro clásico, donde también cabe la tecnología y en la que colaboran los actores Iria Márquez, Rosa López, Saoro Ferre y Manu Valls.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí