Sala Russafa arranca su 10º ‘Ciclo de Compañías nacionales’

0
397

Después de su reapertura el pasado 17 de septiembre, tras seis meses de cierre temporal, Sala Russafa recibe un visitante muy especial. Lucifer se asoma a su escenario junto a un elenco de lujo, compuesto por María José Goyanes, María Lahoz y Manuel Valls.

Son el reparto de ‘Susan y el diablo’, un thriller que este jueves inaugura el ‘Ciclo de Compañías Nacionales’. Es la décima edición de esta selección de propuestas venidas de distintas comunidades autónomas, piezas de mediano formato pero gran calidad artística que ofrecen una panorámica sobre lo que se cuece a nivel nacional en las artes escénicas.

Público durante la reapertura de la sala teatral.

Este año incluye piezas como Hay que deshacer la casa, de Fundición Producciones (Sevilla), que revisita el famoso texto de Sebastián Junyent. O una versión del clásico del Arcipreste de Hita ‘El libro del buen amor’, de la formación Guirigai (Extremadura). También hay espacio para textos originales, como ‘Viaje a Pancaya’, firmada por Cristina Yañez  para Tranvía Teatro (Aragón), o la exitosa ‘El Funeral’, de Teatro Che y Moche (Aragón), que cierra el ciclo.

Un total de cinco obras venidas de cuatro comunidades autónomas que podrán verse desde el 24 de septiembre al 13 diciembre, alternándose con las del ‘Cicle de Companyies Valencianes’ de la pasada temporada que quedaron suspendidas por la llegada del Coronavirus y ahora recuperan sus funciones en el centro cultural de Ruzafa.

La reinserción, el perdón o la piedad en los temas de un apasionante thriller

La programación nacional de Sala Russafa se abre con ‘Susan y el diablo’, una coproducción de los toledanos Euroscena y los valencianos Arden. Durante dos semanas, hasta el 4 de octubre, la pieza regresa a Valencia dentro de su gira nacional, después de haber pasado por el Teatro Principal el pasado mes de noviembre.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR  Danza urbana sobre tacones con ‘Anónimas’ y la obra de teatro ‘El Trinche’ llegan a Sala Russafa como estrenos

Chema Cardeña firme y dirige este thriller que se sitúa en 2008, en una cárcel estadounidense donde cumple condena Susan Atkins, homicida confesa de Sharon Tate en la macabra matanza que los seguidores de Charles Manson llevaron en la morada de Roman Polanski.

Cuarenta años después de aquellos hechos y ante la vigilancia de una funcionaria tan veterana en el presidio como ella, la anciana Atkins atiende a las preguntas de un periodista del diario sensacionalista Black Star, al que ha concedido una entrevista. Aquejada de una dolencia terminal, quiere convencer a la opinión pública de que le permitan morir en casa.

“Con esta historia quería hacer pensar sobre nuestra capacidad de perdón, de empatía. En el sistema judicial y penitenciario hay una línea muy fina entre lo justo y lo humano”, señala Cardeña, quien ha elegido el género de suspense para llevar al escenario esta historia, salpicándolo de humor para aliviar la tensión en determinados momentos.

La ambientación musical y los audiovisuales acompañan al recuerdo de los diferentes episodios de la vida de Atkins, quien llegará a dudar qué sabe realmente de su pasado y de su presente, de la persona que la entrevista.

“Me gusta el teatro que nos plantea preguntas como individuos y como sociedad. Con esta obra he intentado que el público se mirara bien adentro, le he invitado a ponerse en la piel del otro. Quizá algunos espectadores descubran que ellos también tienen algo de ese diablo que llevó a Susan a la locura y que, precisamente por eso, serían capaces de liberarla. Mientras que para otros, el perdón sea imposible”, comenta el autor y director de la pieza.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR  Sala Russafa alza el telón con una treintena de propuestas y alto protocolo de seguridad

Pequeñas pistas van conduciendo al espectador en esta propuesta en la que se van descubriendo que todos los personajes están llenos de dobleces, son capaces de la maldad y la bondad, del odio y el cariño. Una propuesta para disfrutar de manera segura, gracias al completo protocolo anti COVID que ha implementado Sala Russafa para higienizar el espacio antes y después de cada función, con medidas para garantizar la distancia de seguridad en el patio de butacas y los espacios comunes.

Acorde a la normativa y recomendaciones sanitarias, el teatro trabaja para hacer del centro cultural un espacio de confianza y apuesta por la #CulturaSegura.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here