Ruta turística para conocer lo mejor de Cataluña en coche

0
1528
Tossa de Mar
Tossa de Mar

La provincia de Cataluña es una tierra verdaderamente rica en paisajes, cultura, historia y gastronomía. Tiene montañas nevadas y playas de un azul que te quitan el aliento; tiene castillos medievales y festivales de cine.  Por eso queremos hacer una propuesta de ruta que funcione como un abrebocas de todo lo que Cataluña tiene para ofrecerte y que esperamos que sirva de empujón para seguir recorriendo esta hermosa provincia.

Salimos desde Barcelona hasta alcanzar la majestuosa Costa Brava, compuesta por pueblos costeros con playas majestuosas y un cielo que en verano se vuelve brillante. Nosotros hemos escogido Tossa de Mar para empezar, un espectacular pueblito mayormente conocido por sus playas y por ser un destino turístico en verano bastante apetecible. Vale la pena que recorras el casco antiguo, pasees por el recinto amurallado y disfrutes de la vista desde lo alto del castillo.

Nos alejamos un poco de la costa para acercarnos a los Pirineos y a tres pueblitos maravillosos que os esperan montaña adentro. Besalú es la primera población con la que os toparéis; os recibirá un imponente puente medieval que le da al paisaje un ambiente de postal turística impresionante. Seguimos hasta Castellfollit de la Roca, un pueblito curioso, pues está establecido en la cima de una formación rocosa basáltica. Y finalmente terminamos en Santa Pau, un pueblo medieval por excelencia que además está rodeado de volcanes. ¿Se le puede pedir más a estos paisajes

Después de este acercamiento a los Pirineos catalanes, nos adentramos en Cataluña y llegamos a la provincia de Lleida, específicamente en Solsona, otro pueblito medieval muy bien conservado con paisajes de ensueño. Vale mucho la pena visitar la Catedral, los portales y las murallas de la ciudad, la Plaza Mayor y la Torre de las Horas, construida en 1.500 aproximadamente.

Seguimos esta ruta por Lleida capital, la segunda capital catalana más importante (por el número de sus habitantes) después de Barcelona. Cuenta con una universidad y con edificaciones medievales de gran valor histórico, como la Seu Bella o la Catedral Vieja, en pie desde el siglo XII. Esta es una ciudad relativamente pequeña, aunque no por ello menos interesante; vale la pena que busques un parking donde dejar el coche en Lleida y la recorras un poco a pie, sobre todo los lugares históricos y el parque de la Mitjana, una especie de reserva natural con unas imponentes puestas de sol y un clima maravilloso para respirar aire puro y quitarte el cansancio del viaje rodeado de sonidos naturales.

De Lleida pasamos a Montblanc, en la provincia de Tarragona, conocida como la capital medieval de Cataluña. La tradición es tan fuerte que tienen su propia semana medieval, donde es posible disfrutar de eventos que incluyen caballeros y representaciones de la leyenda de Sant Jordi, el patrón de Cataluña.

De Montblanc finalmente pasamos a Barcelona, ciudad donde empezó y concluye esta ruta. Como bien decíamos, Cataluña es una provincia que ofrece todo lo que puedas pedirle, incluso un buen clima todo el año. Pero sí es necesaria una última recomendación: deja la Costa Brava para cuando puedas disfrutarla en verano y la montaña para cuando la temperatura baje un poco y te apetezca el plan de chimenea y libro. Ambas opciones te servirán para relajarte, desconectarte y seguir queriendo recorrer Cataluña a fondo.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here