Riba-roja cierra 2016 con un superávit de 2,1 millones de euros

0
2490
Uno de los momentos del pleno.

El ayuntamiento de Riba-roja de Túria ha cerrado el presupuesto económico del pasado ejercicio 2016 con un superávit de 2,1 millones de euros gracias a la liquidación positiva que arrojó unos ingresos de 26,7 millones frente a los 24,4 millones de gastos.

De esta forma, los 2,1 millones de superávit -tras realizar ajustes financieros- se añadirán al presupuesto económico aprobado recientemente fijado en 23,5 millones. Hay que añadir los 7 millones de euros en los que se ha fijado el remanente de tesorería actual.

Las cuentas económicas obtenidas por el equipo de gobierno -formado por el PSPV, Compromís y Esquerra Unida- se ciñen a los principios económicos de «estabilidad presupuestaria» que refuerzan la línea del ejercicio de 2015 cuando se obtuvo otro superávit de 4’6 millones y la cancelación del préstamo bancario de 3,8 millones de euros que ha permitido dejar a cero la deuda municipal.

El remanente de tesorería, en el que se incluyen las cifras que se arrastran de años anteriores, también ha dejado al descubierto la existencia de una partida de 8,7 millones de euros pertenecientes a presupuestos antiguos correspondientes a saldos de dudoso cobro, entre los cuales destacan impuestos y tasas municipales que no se han ingresado por parte de los contribuyentes.

El equipo de gobierno ha anunciado que los 2,1 millones de euros obtenidos con el superávit financiero se destinará a la financiación de servicios públicos e infraestructuras que se llevarán a cabo a lo largo del presente año «con lo que se asegura el impulso modernizador y dinamizador que se está llevando a cabo actualmente en el casco urbano y en los núcleos residenciales, de forma que se están dotando a nuestros vecinos con todos los servicios municipales adecuados y que desde hace años reclamaban», ha asegurado el gobierno municipal.

El alcalde de Riba-roja de Túria, Robert, Raga, ha subrayado que las cifras de la liquidación del presupuesto de 2016 «son muy positivas y afianzan el trabajo que estamos realizando desde el gobierno local en esta legislatura tras la cancelación del préstamo bancario, dejar a cero la deuda municipal y una reorganización de la estructura del ayuntamiento, más ágil y eficiente, todo ello al mismo tiempo que hemos bajado los impuestos, hemos aumentado el número y la calidad de los servicios públicos y, por último, hemos avanzado notablemente en la regularización de problemas heredados».

Cubrir las necesidades de los ciudadanos

El gobierno municipal ha añadido que el ayuntamiento «continuará en la misma línea de atender las necesidades de los ciudadanos de Riba-roja y en la resolución de los problemas más acuciantes actualmente, entre ellos, el descenso de las cifras del nivel del paro que han pasado de 2.200 a 1.700 personas desde el principio de la legislatura, gracias a las medidas adoptadas como incentivos y rebajas a la instalación de empresas y ayudas para la creación de puestos de trabajo».

El ejecutivo local ha alertado, no obstante, de los riesgos económicos a los que se enfrenta el ayuntamiento de Riba-roja de Túria que podrían alcanzar los 42 millones de euros, con los 25 millones reclamados por el Valencia por la anulación del PAI de Porxinos, los más de 12 millones por juicios y litigios de particulares y empresas o los más de 6 millones que reclama una familia por una expropiación de terrenos. Todos estos litigios están a expensas de los correspondientes veredictos judiciales.

Para ver las noticias más destacadas de hoy, pincha aquí

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí