Cómo prevenir resfriados este invierno

CaixaBank - MyBox

0
1136

Cuando bajas las temperaturas el cuerpo queda más expuesto a los resfriados espontáneos con síntomas molestas como nariz tapada o abundancia de mocos. Para muchas personas es mucho más cómodo salir con un kit de ayuda con pañuelos y algunas medicinas genéricas para atacar dolores de cabeza o de garganta, pero lo cierto es que si se toman las medidas necesarias es posible prevenir esta condición y, sobre todo, impedir que evolucione hasta convertirse en una enfermedad que nos incomode durante los meses de frío.

Aunque se crea que los resfriados y las gripes son lo mismo, es importante saber diferenciar entre uno y la otra porque de ello va a depender el tratamiento y las recomendaciones generales. Es importante hacer hincapié en una revisión médica anual con su médico de cabecera o buscando entre las ofertas de medicina privada para saber que todo marcha bien, y si a este momento del año aún no te lo has hecho quizá esta sea una buena oportunidad.

Volviendo a la diferencia entre resfriado y gripe, empecemos definiendo el primero. Se le llama resfriado a la combinación de estornudos constantes y congestión nasal, producto generalmente de cambios bruscos de temperatura o de protección inadecuada durante los meses de frío. Con los resfriados puedes aparecer dolores de cabeza o de garganta, pero no llega a ser suficientemente grave como para impedirnos la rutina. La gripe por su parte sí es considerada una enfermedad seria pues viene acompañada de fiebre, dolor general en el cuerpo, escalofríos, mareos e incluso diarrea.

Aclarado esto, la primera recomendación es vacunarse. Investigar cuáles son las últimas vacunas disponibles para prevenir la gripe, pues existen muchas modalidades que varían con los años. Esta recomendación va especialmente dirigida a niños, ancianos, mujeres embarazadas o personas con enfermedades que comprometan su sistema inmunológico.

Si tienes amigos, familiares o colegas del trabajo que estén padeciendo alguna de estas dos enfermedades, procura lavarte las manos cada vez que entres en contacto con ellos, no compartas utensilios como cubiertos o vasos y sobre todo, evita tocarte los ojos, la nariz, la boca o la cara en general luego de hacer estado en contacto con esa persona. De esta manera tomas evitas entrar en contacto directo con sus gérmenes, altamente contagiosos.

Cuando se trata de niños pequeños, los riesgos de contagiarse son elevados pues comparten gran parte del día con otros niños y es difícil que se preocupen por tomas las prevenciones necesarias. Si tu hijo ha resultado contagiado, es necesario apretar las medidas de seguridad en casa para que no infecte a toda la familia y dar parte en la escuela para que tomen las medidas necesarias y evitar así una epidemia.

Un último consejo doméstico: evita poner al calefacción de tu casa u oficina demasiado elevada, pues aunque sea tentador vivir o trabajar en un ambiente mucho más cálido, esta burbuja de aire caliente te hará mucho daño cuando tengas que salir de tu casa y enfrentarte al frío real de la calle. Recuerda que los cambios bruscos de temperatura son los principales responsables de los resfriados innecesarios.

 

 

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here