‘Muixerangues al cel’ aproxima la tradición cultural en su exposición en el ETNO

0
896

El Museu Valencià d’Etnologia de València-L’ETNO inauguró la exposición ‘Muixerangues al cel’, que se aproxima a esta tradición cultural destacando su valor como “fiesta, ritual y como forma de entender la identidad de los valencianos”.

La muestra, que fue presentada este miércoles y estará abierta hasta el próximo 25 de septiembre, revisa la historia de las muixeragues desde la perspectiva festiva y asociativa, además de repasar la trayectoria de las formaciones tradicionales y reflexionar sobre su presente y futuro.

Cartel de la exposición.

La construcción de figuras y torres humanas en el contexto de la fiesta es una de nuestras expresiones más emblemáticas. Representaciones que hoy identificamos como muixerangues y que a otros lugares conocen como baile de los valencianos.

Se trata de un fenómeno que tiene en Algemesí su máxima expresión (de hecho es Patrimonio Inmaterial de la humanidad), pero que es una tradición extendida por el territorio (incluso documentada en València ciudad). A pesar de que fue menguando del paisaje festivo, se conservó y renació en otras pueblos en los cuales hoy vemos muixerangues tradicionales como parte del ritual de las fiestas.

Aunque cada una de estas muixerangues tiene particularidades y nombres diferentes (muixeranga, negrets, moixiganga, dansants y varetes), todos estos grupos festivos comparten los aspectos esenciales que las identifican y que se analizan en la exposición: el baile burlesco, una música e indumentaria específica y, por supuesto, la realización de torres.

Además, en los últimos tiempos se vive un fenómeno de recuperación con la creación de nuevas formaciones muixerangueres que con formas del asociacionismo contemporáneo encuentran en las muixerangues tradicionales un modelo a seguir. La tradición se expande y se actualiza y las mujeres participan, por fin, en igualdad.

La exposición ha sido producida por L’ETNO en colaboración con Federació Coordinadora de Muixerangues y está comisariada por Joan Bofarull y Albert Costa. El diseño corre a cargo de Aureli Domenech y Antonio Herrero.

Los fondos expuestos provienen de todas las muixerangues representadas: Muixeranga d’Algemesí, Nova Muixeranga d’Algemesí, Negrets de l’Alcúdia, Mojiganga de Titaguas, Dansants de Peníscola, Varetes de Forcall, Muixeranga de Barcelona, Muixeranga de Vinaròs, Conlloga Muixeranga de Castelló, Muixeranga de la Plana, Jove Muixeranga de València, Muixeranga de València, Muixeranga La Torrentina, Muixeranga d’Alginet, Muixeranga de Sueca, Muixeranga la Carabassota de Guadassuar, Muixeranga de Cullera, Muixeranga de la Safor y Muixeranga la Socarrà de Xàtiva.

Completan la lista Ball dels Locos de l’Olleria, Muixeranga de de la Vall d’Albaida, Muixeranga La Penyeta Blanca de Cocentaina, Muixeranga de la Marina Alta, Muixeranga de la Marina Baixa, Muixeranga del Campello y Muixeranga d’Alacant.

Un total de ocho secciones integran el recorrido expositivo. Las tres primeras muestran las muixerangues como colectivos humanos agrupados alrededor de una tarea atractiva para sus miembros que disfruta de gran tradición y que últimamente se ha vigorizado con la aparición de nuevas agrupaciones ligadas a componentes no religiosos que apuestan por la recuperación de una manifestación singular y propia de los valencianos y valencianas.

En ellas el espectador conocerá el trabajo que se desarrolla en estas entidades. Un trabajo que necesita de mecanismos de participación y estructuras organizativas, y a la vez de cohesión grupal y relaciones estrechas entre los miembros, para hacer torres seguras.

Las otras secciones muestran la trayectoria de las ‘muixerangues tradicionals’, entidades que se han mantenido de generación en generación y que se asemejan entre ellas. Este grupo está formado por la Muixeranga de Algemesí, els Negrets de l’Alcúdia, la Mojiganga de Titaguas, los Dansants de Peníscola y el ball de Varetes de Forcall. En todas ellas se incide en los cuatro elementos que caracterizan estas agrupaciones tradicionales: la vertiente burlesca, la componente religiosa, y los elementos coreográficos y acrobáticos.

La muestra está precedida por la escultura ‘Al·legoría del artista’ Artur Heras, una composición que representa la torre muixaranguera desde una visión minimalista geométrica incluso industrial, combinada con el remate de una figura dinámica, más figurativa y barroca.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here