MarenostrumXperience sigue vendiendo entradas vulnerando la ley

0
4302
Marenostrum 2018
Marenostrum 2018

El festival MarenostrumXperience sigue saltándose la ley de espectáculos. Tras sacar hace semanas a la venta las entradas sin artistas confirmados y sin ubicación y sólo comunicado que se celebrará el 12 y 13 de julio, hoy, domingo, ha vuelto a dar un paso más que deja en una difícil situación a los que ya han comprado las entradas para un evento que no se sabe si se celebrará.

Stussyland SL es la empresa que está detrás del festival (al menos así figura en la web del festival) sustituyendo a Worldwide Music SL con respecto al año pasado. Una argucia legal para intentar evitar hacerse responsables de los impagos por miles de euros que dejaron en la edición 2018. Pero tras la pantalla de la empresa, los mismos organizadores.

La Asociación Valenciana de Consumidores y Usuarios (AVACU) ya denunció esta situación: no se pueden vender entradas para un evento sin cumplir los tres requisitos de artistas confirmados, fechas y recinto. Pero eso no ha impedido que continúen adelante mientras un juzgado no lo impida.

AVACU denunció el pasado 3 de octubre ante la Agencia Valenciana de Turismo la promoción de Marenostrum por no cumplir los requisitos que establece el artículo 36 de la ley de espectáculos públicos, actividades recreativas y establecimientos públicos donde se exige que debe figurar la fecha, horarios y lugar del evento. Hoy venden entradas con 1 artista confirmado, una fecha, pero sin localidad ni recinto.

 

Una condena por estafa

Los impulsores de MarenostrumXperience, o al menos uno de ellos, también estaban tras la empresa que organizó la fiesta de Nochevieja celebrada en 2013 en el Alameda Palace de València, y que ha sido condenada en este mes de enero por un «delito de estafa continuada» y tendrá que indemnizar a más de 300 jóvenes que adquirieron entradas para el evento, al que posteriormente se les impidió el acceso por tratarse de menores de edad.

 

Un largo historial

Marenostrum nació hace unos años como un festival destinado a miles de jóvenes y ha tenido una trayectoria plagada de denuncias, impagos, y hasta suspensiones.

En 2016 se iba a celebrar el festival en Alboraya, y a menos de 48 horas tuvieron que suspenderlo con cerca de 20.000 entradas vendidas. La falta de permisos impidió la celebración del festival.

Unos meses después la justicia intervenía. La Fiscalía Provincial de Valencia abría diligencias de Investigación Penal (DIP). Entonces la empresa promotora era Mare Music Events S.L., pero sus responsables los mismos en 2016 que ahora en 2019. La fiscalía supuso que hubo mala fe por parte de los organizadores y que cometieron algún delito, entre los que podría encontrarse el de estafa por la venta de miles de entradas.

El juzgado de Primera Instancia número 22 de Valencia condenó a Mare Music Events a indemnizar por daños morales a afectados por la cancelación del evento anunciado para principios de julio de 2016 en la Playa dels Peixets de Alboraya, a quienes tuvo que devolver el precio de las entradas y los gastos por desplazamientos y alojamiento.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here