Llíria inicia el programa “Una cistella en el Sáhara” en Bojador

0
480
Uno de los momentos del viaje.

La expedición del proyecto “Una cistella en el Sáhara”, después de siete días de viaje, ha finalizado el desarrollo del proyecto de formación continuada de la población infantil saharaui a través del baloncesto. La wilaya de Bojador ha sido el campamento donde se ha implantado este proyecto impulsado por el ayuntamiento de Llíria y otras entidades deportivas valencianas.

El grupo de esta expedición ha estado formado por la concejal de Políticas Inclusivas, Vallivana Murgui; el director de la Escuela de Baloncesto de Llíria, Paco Jiménez; y los técnicos deportivos Ferrán Pizcueta, Marc Torres, Matíes Iborra y Jorge Silvestre. Además, el grupo se ha completado con la presencia de cinco monitores jóvenes del Ministerio de Deporte de la RSAD que han podido formarse con el objetivo de darle continuidad al proyecto.

Según la edil, lo más “importante es que este proyecto, además de ofrecer un revulsivo a la infancia del Sáhara; nos ayuda a sensibilizar a nuestra población de la situación del pueblo saharaui, que está 43 años viviendo con recursos básicos, bajo unas condiciones extremas”.

Además de los programas de formación que se han desarrollado en las escuelas de primaria y secundaria de la wilaya de Bojador, el proyecto “Una cistella en el Sáhara” ha entregado más de 300 kilos de material deportivo y barritas energéticas, que han conformado un cargamento de más de 2.000 piezas de equipamiento deportivo constituido, entre otros, por cestas, pelotas y ropa deportiva.

Una de las visitas de la expedición fue la reunión con el ministro de Juventud y Deporte de la RASD, Ahmed Lehbib, para arreciar la sostenibilidad de la iniciativa con dos proyectos de futuro. Por un lado, un programa de formación de entrenadores, en que los jóvenes saharauis visitarían Llíria para formarse a la Escuela de Baloncesto local y, por otro lado, la continuidad del programa veraniego “Vacaciones en paz” en Llíria, que hizo posible la celebración de una jornada de convivencia entre los jóvenes edetanos y saharauis.

Hermanamiento con la wilaya de Tinigir

Durante el viaje, se formalizó también el hermanamiento de Llíria con la wilaya de Tinigir, con la intención de desarrollar el proyecto “Una cistella en el Sáhara” en la ciudad, el próximo año 2019. Además, el alcalde de Tinigir transmitió su voluntad de ampliar el programa en sus vertientes culturales y musicales, con la rehabilitación de un centro de formación, donde poder realizar intercambios formativos y entrega de materiales del ámbito musical.

Para ver las noticias más destacadas de hoy, pincha aquí

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here