La soledad

0
2228

Hemos dedicado recientemente un ciclo de charlas a la soledad por ser este un tema que afecta a un gran número de personas. De hecho se habla de la soledad como uno de los problemas más relevantes de nuestro tiempo, hasta ser considerada como la epidemia del siglo XXI.

El hombre es un ser social, de modo que la mayor parte de nuestro tiempo estamos entre personas: en la familia, trabajo, colegio, amigos,..

Quizá por eso, se vea la soledad como algo negativo. Pero no siempre es así. De hecho hay hoy en día muchas personas que eligen esta opción, la soledad, como su medio de vida: no se casan, viven solas, viajan solas,.., y no se sienten desgraciadas.

Y es que una cosa es elegir la soledad como una opción de vida de manera voluntaria y otra cosa muy distinta es la soledad impuesta por las circunstancias.

Cuando uno elige estar parte de su tiempo solo, esa soledad puede ser curativa, puede ser como una medicina, porque sirve para reflexionar, para calibrar el sentido de nuestra vida, para descansar, para desconectar. Y desde esa perspectiva es positiva.

Sin embargo la soledad impuesta por las circunstancias es otra cosa. La jubilación, el debilitamiento de las relaciones familiares, la pérdida de autonomía y especialmente, el fallecimiento de los seres queridos, pueden producir sentimientos de soledad, de aislamiento que, llevado al punto más extremo, podrían acabar produciendo apatía, tristeza y hasta depresión en la persona que lo experimenta.

Y hay todavía un tercer tipo de soledad que, desde nuestro punto de vista, es el más peligroso. Se trata de la sensación de soledad. Se trata del hecho de sentirse solo en medio de la gente. Se trata de tener la sensación de que tu pareja, tu familia o tus amigos no te comprenden, por lo que no te sirve de nada tenerlos. Y ese tipo de soledad es el que está avanzando peligrosamente.

Por ejemplo, hay un estudio que dice que casi el 60% de las personas casadas se sienten solas. Porque no se sientes escuchadas por sus parejas o comprendidas, porque ya hace tiempo que no comparten ningún tipo de proyecto. Y esa sensación nos puede llevar a pensar que estamos perdiendo el tiempo, que hemos fracasado en nuestro proyecto de vida. Y de ahí a la depresión no hay mas que un paso.

El mismo estudio nos informa de que el 70% de los adolescentes se sienten solos e incomprendidos a pesar de tener un gran número de “amigos” o de agregados a las redes sociales.

La clave para superar las consecuencias de la soledad “negativa” está en aprender a estar solos sin estar tristes, porque no son cosas sinónimas. En SEREM ayudamos a las personas a superar cualquier tipo de pérdida para poder seguir adelante a pesar de las circunstancias adversas.

Para cualquier información, no duden en ponerse en contacto con nosotros

CONTACTO

alicia.faus@serem.es
669157033
962876573

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here