La Maestra de Sócrates

0
1676

El viaje emocionante de un amor que surge de la admiración por el carácter y la inteligencia, además de la belleza.

 

La autora

Laura Mas es una joven periodista que a lo largo de su brillante carrera profesional,  ha transitado por platós, estudios de grabación o la redacción de prestigiosas publicaciones escritas.

Imagino, que ante la redacción de notas de prensa, artículos brillantes, o preparación de programas radiofónicos, habrá comprobado lo difícil que es desarrollar ideas novedosas, y más si eres una mujer, aún en nuestro siglo XXI.

Durante en unos cursillos de filosofía, supo que, entre los grandes pensadores de la antigua Grecia, había una mujer innovadora, Diotima, maestra nada menos que de Sócrates.

Amable, cordial y trabajadora, decidió descubrir la verdad de aquella mujer que hace dos mil quinientos años fue capaz de sembrar con éxito la semilla de sus ideas en el albor de nuestra cultura. De ese descubrimiento  inicial, de su tesón y de su capacidad de trabajo nace este libro.

 

Entrevista

Pregunta: ¿Cómo te enfrentas a la aventura de tu primera novela?

Laura Mas: Con mucha ilusión porque al ser la primera novela tienes más incertidumbres y  te preguntas si gustará a los lectores, cómo será la crítica…,

P: ¿Cuál ha sido tu objetivo?

LM: Agradar a los lectores, por supuesto, he querido hacer un libro de lectura ágil para que la parte más densa de contenido filosófico no fuese un obstáculo a la lectura. Siempre he pretendido llegar a todo tipo de gente y me ha sorprendido que los primeros lectores con los que he podido hablar me han confesado que les ha atrapado el tema. Estoy muy contenta y emocionada con su respuesta.

P: ¿Cuándo descubriste a Diotima, la protagonista junto a Sócrates?

LM: La mencionaron en unos cursillos y quedé impactada. Después, seguí investigando y descubrí todos los matices del personaje que doy en la novela. Fue una mujer poderosa e importante pero casi ignorada hoy. Fue invitada a oficiar una ceremonia con la que proteger a Atenas de la Peste y despertó el interés de Sócrates hasta convertirse en su maestra.

P: ¿Te ha supuesto mucho trabajo de investigación?

LM: Mucho. Soy periodista y apasionada de la Historia de la antigua Grecia, pero para construir correctamente las circunstancias cotidianas en las que viven los personajes, he tenido que documentarme mucho. Un trabajo laborioso.

P: ¿Has visitado Grecia?

LM: Sí. Fui a Atenas y fue una experiencia reveladora. Me sirvió mucho poder respirar el ambiente de aquellas ruinas que me transportaron a aquella época tan remota en la que suceden los hechos de mi obra. Recorrer los lugares donde vivieron aquellos grandes pensadores a los que les debemos buena parte de nuestra cultura.

P: ¿Crees que lo que se dice en la novela es aplicable al día de hoy?

LM: Tengo la certeza de que sí. El concepto que nos transmiten del amor es universal y no entiende de épocas.

P:La novela te atrapa y la lees con el interés que despierta cualquier obra bien escrita, pero resulta que estás relatando la historia de personajes históricos de los que reproduces vida e ideas, ¿deben aceptar los lectores la esencia de lo que dices como real?

LM: Sí. He respetado las ideas y lo descrito por Platón sobre el amor y sobre Sócrates en su obra El Banquete. De Diotima, apenas se sabe nada a parte de su mención en esa obra. Pero esa sola mención resulta inaudita porque no era concebible en la época que una mujer tuviera una inteligencia tan respetada, y su discurso en El Banquete brilla por encima del de todos los comensales citados por Platón que constituyen la élite del pensamiento del momento y que todos eran hombres. Eso no quita que, al ser una obra de ficción, he recreado el relato y los entornos sociales y urbanos de la historia de acuerdo con lo que he podido ir descubriendo  su modo de vivir.

P: El hilo conductor de la obra son las lecciones sobre el amor que Diotima imparte a Sócrates. En una de ellas le descubre que el verdadero amor conduce al otro a ser lo que realmente es y quiere ser. Ese discurso lo firmaría cualquier feminista…

LM: Cierto. Es un discurso muy idealista, incluso distanciado de la situación que vivían las mujeres atenienses de la época, que estaban muy distanciadas de la vida pública y no gozaban de los derechos que estas ideas les hubiesen proporcionado. Sus maridos las veían sólo como mujeres exclusivamente destinadas a tener hijos.  Para ellos en las fiestas donde mostraban su poder y su  lujo con comida y bebida, solían rodearse de otros hombres excluyendo a sus esposas. Por eso es tan sorprendente que aparezca Diotima y sea capaz de desarrollar estas ideas que  Sócrates divulgó entre sus discípulos. Platón entre ellos.

P: Entonces estas ideas eran muy revolucionarias.

LM: Yo concibo así a Sócrates y también a Pericles, el gran gobernante, cuya mujer Aspasia, tuvo la oportunidad de crear una escuela y una cultura que favorecían a la mujer ateniense. No puedo afirmar la literalidad de alguna de las frases que se reflejan en la obra, es una licencia, una interpretación plenamente respetuosa con los documentos y obras que he estudiado. Lo que no puede negarse es que Sócrates tuvo como maestra del amor a Diotima y de la oratoria a Aspasia de Mileto, lo que viene a reflejar la grandeza del mito, capaz de aceptar a mujeres como maestras. Eso también le distinguió del resto de los hombres atenienses.

P: ¿Una novela histórica o una historia de amor?

LM: Por sus personajes, , su época, el rigor de sus ideas, es una novela histórica, pero he querido que los lectores se sumergiesen en una historia de amor con un desenlace romántico. Algo que atrape y ayude a leer el libro con interés y cierta emoción. Y, por lo que me cuentan los que la han leído, creo que lo he conseguido. Es la puesta en escena del amor tal y como lo concebía Diotima: conservando la iniciativa y libertad de los dos amantes, lo cual era extraordinario y singular. Ella llega a ser más protagonista siempre que el propio Sócrates.

P: Lo presentas todo con absoluta naturalidad, incluso utilizas algunos términos griegos que luego terminas traduciendo en un anexo.

LM: No he querido evitar los términos más usuales que ellos utilizaban, aunque los he limitado mucho, pero quiero que se note que no todo es ficticio y hay un contenido real y propio de la época.

P: Puede que atrapada en el éxito, tus lectores te pidan que desveles más secretos de la antigua Grecia. ¿Qué vas a hacer?

LM: Primero descansar, atender a los lectores y valorar el resultado de mi trabajo. Después no sé lo que haré. Aún no he iniciado un nuevo proyecto literario…, pero lo habrá.

 

 

La obra

La Maestra de Sócrates, Laura Mas, Editorial Espasa, 263 páginas, Novela histórica, 16,90 €

La portada y el título invitan a encontrar un relato ambientado en la antigua Grecia, como así es. La sorpresa es que muy pronto se convierte en una historia de amor de incierto desenlace. Los protagonistas se transforman en los anfitriones de una época sorprendente y desconocida pese a lo mucho que la hemos estudiado. Vivirán los lectores el día a día de unos ciudadanos atenienses en un momento trascendental de su historia, que al final forma parte de la nuestra.

Pericles

Datada en la época en que Atenas era gobernada por Pericles, nos hará formar parte de una sociedad en plena transformación social. El propio Pericles, llegó al poder elegido por una selecta minoría de ciudadanos atenienses con derecho a voto. Fue un firme defensor de esta república ateniense, hace ya dos mil quinientos años. Bajo su gobierno muchos ciudadanos atenienses encontraron trabajo en la numerosas obras públicas emprendidas, el Partenón entre ellas, que aún son testimonió de este momento excepcional en la Historia. Protegió las artes, la Literatura y el teatro. Se rodeó de los mejores pensadores y maestros del momento. Él fue quien invitó a Diotima a oficiar la ceremonia con la que Atenas se protegió de la Peste que asolaba la región. Fue un acto donde la inteligencia y carisma de esta excepcional sacerdotisa impulsó las medidas que salvaron la ciudad.  Su respeto por la figura femenina en la cultura permitió que su mujer Aspasia de Mileto, tuviera un protagonismo nunca antes vivido en la sociedad ateniense.

Sócrates

De esta incubadora de ideas nuevas nace Sócrates. Inteligente e inquieto tiene la valentía de cuestionar todas las ideas en las se basaba la cultura de la época. “Yo sólo sé que no sé nada” la famosa frase que se le atribuye fue el motivo de toda su existencia. Ignorante confeso y sabio como resultado de su implacable curiosidad y capacidad de aprendizaje, Sócrates, nunca escribió una sola línea pero impulsó la mayor revolución cultural que ha habido en la Humanidad. Lo que sabemos de él es a través del testimonio de otros. Sobre todo de Platón.

Ese, Sócrates, es el otro protagonista de esta historia. Que admitiera ser discípulo de Diotima y de Aspasia, dos mujeres, es un hecho excepcional  que descubre hasta qué punto la personalidad y la huella de Sócrates fue revolucionaria para su época. Tanto que, desgraciadamente, cuando perdió la protección de Pericles, fue condenado a suicidarse en uno de los actos más crueles y deplorables de la Historia de la Cultura humana.

Los retazos de la vida del Sócrates, sus lecciones con  Diotima, el descubrimiento de la naturaleza del amor y el protagonismo de la mujer en esa relación son la base del relato de esta obra.

Laura Mas consigue que secuestrados por el milagro de la Literatura vivamos de cerca un momento alejado miles de años. Para que una obra alcance su objetivo debe contar con un contenido de interés y, sobre todo, de una forma que eleve la escritura a la categoría de Arte.

Es esta una obra empapada de la humildad de Sócrates y de la altura de sus enseñanzas…, y muy emocionante y entretenida.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here