La fisioterapia en los accidentes de tráfico

0
549

Las lesiones que necesitan de tratamiento fisioterapéutico para sanar de manera adecuada, tienen diversos orígenes y por lo tanto las técnicas a ser aplicadas en las sesiones de fisioterapia deben ser adecuadas para cada caso en particular, de igual forma que las condiciones físicas y fisiológicas del paciente.

¿Qué hacer si se presentan molestias tras un accidente de tráfico?

Específicamente vamos a hablar de este tratamiento en las personas que han sufrido lesiones producto de un accidente de tráfico, y cuáles son las zonas que generalmente se ven más afectadas en este tipo de eventos.

En muchos casos, las personas no prestan atención a las molestias, dolores musculares o de articulaciones que surgen al poco tiempo de haber padecido un accidente de tráfico.

Queremos alertarte que si esto llega a pasarte, debes acudir a centros especializados como Clinica Medyfis, para una evaluación adecuada del caso.

Cuando decimos una adecuada evaluación del caso, nos referimos a que por lo general estas dolencias y molestias suelen estar asociadas con lesiones que de no ser atendidas a tiempo, conllevan a secuelas severas o graves en el futuro.

La importancia de acudir a estos especialistas radica en que su experiencia va a permitir un diagnóstico completo y acertado, siguiendo paso a paso lo que se debe hacer con cada paciente que viene referido por un accidente mientras conducía o estaba de pasajero en un vehículo.

El primer paso sería la evaluación por parte del traumatólogo, quien tendrá la capacidad de hacer una valoración completa que conlleve al diagnóstico correspondiente, y en consecuencia, la aplicación del tratamiento médico más el de fisioterapia que permita la rehabilitación completa del lesionado.

¿Cuáles son las lesiones más comunes en accidentes de tráfico?

La que suele ser más habitual es el latigazo cervical, cuyo nombre está íntimamente relacionado con el movimiento que realiza la cabeza de manera inesperada y brusca, que va de adelante hacia atrás, lo cual es producto del impacto del coche con otro o con un objeto que se encuentre en la vía.

Este brusco movimiento genera una serie de lesiones que afectan directamente al funcionamiento de la zona cervical, entre ellos, espasmos musculares, compresiones nerviosas, aplastamiento de discos, roturas de ligamentos y distensiones.

Todas estas lesiones son dolorosas, hasta el punto de que se produce hinchazón y limitaciones en la movilidad de la cabeza.

Los síntomas no son evidentes en el mismo momento del accidente, pero horas más tarde ya se van manifestando mediante unas molestias leves, que pasan a rigidez de la zona afectada hasta que se hace evidente que algo no está bien debido a distintas afecciones como las siguientes:

  • Presencia de dolor en la cervical, que incluso puede reflejarse hacia la zona lumbar o la zona dorsal.
  • Los movimientos se hacen muy limitados debido al dolor.
  • Presencia de dolor intenso de cabeza y sensación de mareo.
  • Sensación de hormigueo en las extremidades.
  • Dificultad para mover los brazos y debilidad en el cuello.

Si no es necesaria la inmovilización prolongada debido a que no hay lesiones en los ligamentos u óseas, se debe dar inicio con prontitud a las sesiones de fisioterapia, mediante la que se vaya a trabajar para mermar el dolor y mejorar la movilidad aplicando diversas terapias.

Las lesiones musculares también se presentan con frecuencia en los accidentes de tráfico, entre ellas, las que necesitan fisioterapia son la rotura muscular y la distensión muscular.

Las lesiones tendinosas también surgen en este tipo de incidentes, en los que el tendón sufre por una fuerza muy superior, la cual le produce daños importantes que en la mayoría de los casos deben ser atendidos por los especialistas en rehabilitación, como parte del tratamiento de recuperación.

Lesiones óseas producto de impactos de cierto nivel en los huesos, originando una o varias fracturas que primero deben ser curadas por medio de la intervención del traumatólogo, y posteriormente, se les deba aplicar el tratamiento de rehabilitación correspondiente para que el miembro afectado recupere por completo su movilidad.

A éstas se suman otras que quizás sean menos perceptibles, e incluso recurrentes, como el caso de las lesiones medulares, fisuras y traumatismos craneoencefálicos, todas las cuales van a requerir del tratamiento que englobe traumatología y fisioterapia para sanar pronto.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here