La Falla El Palau de València necesita más falleros para no desaparecer

0
22863
Falla Antigua senda Senent. Foto de Juan J. Monzó

La Falla Antiga Senda Senent-Alameda, más conocida como Falla El Palau, organiza este próximo viernes su Apuntà, de cuyo éxito depende que puedan o no continuar su actividad fallera

Viene siendo un problema casi endémico desde que la pertinaz crisis se hizo un hueco -y vaya hueco- en nuestras vidas. Las comisiones falleras empezaron a sentir los zarpazos del empobrecimiento de amplios sectores de la población valenciana en sus carnes como nadie.

Así, hace ya unos cuantos años se empezó a producir un fenómeno que primero nos asombró y luego se fue generalizando: Diversas comisiones falleras se veían obligadas a pedir a toda prisa una fallera mayor que les representara, ante la ausencia de candidatas. Algunas tuvieron que prescindir de tener fallera mayor infantil -y aún hoy sigue ocurriendo-.

Que la consabida crisis se haya extendido tanto en el tiempo no ha hecho sino recrudecer este fenómeno, y algunas fallas directamente han desaparecido ante una reducción drástica de su número de falleros censados. Otras han perecido luchando y otras, como la Falla Antiga Senda Senent – Alameda, están utilizando las redes sociales para sumar a su causa falleros que hagan posible que no «echen la persiana», como ellos mismos titulan en su convocatoria para la Apuntà de este próximo sábado. Tal es el llamamiento que realiza la presidenta de la Falla, Begoña Gómez-Cencillo, para intentar que la comisión no baje la persiana al finalizar el ejercicio.

Y es que en la Falla El Palau -que es como se le conoce popularmente a esta comisión ubicada no demasiado lejos del Palau de la Música-, son ahora mismo 28 falleros repartidos entre 17 adultos y 11 infantiles. Ellos siguen «peleando como leones en todos los frentes» para no desaparecer.

Una falla que nació en 2011 a la sombra del Palau de la Música de Valencia y que llegó a militar en 2007 en Sección Primera A, logrando un octavo premio. Eran otros tiempos. Se disputaba en aguas valencianas la America’s Cup y ni había problemas con el censo ni se pensaba en esa posibilidad. Este año, la Falla no tiene Falleras Mayores ni presidente infantil, y los monumentos los han confeccionado los propios falleros «con mucha imaginación». De hecho, comenzaron a trabajar en su diseño el pasado mes de septiembre y dieron forma a la propuesta trazada en una libreta en una planta baja de un fallero. Para la grande, los trastos viejos de la ‘estoreta velleta’; para la pequeña, un ‘Palace circus’ para rendir homenaje a este espectáculo y al teatro con dos únicas figuras en el escenario que, por si fuera poco, les robaron.

Pero la germanor se respira en todos los rincones del casal. «Somos una gran familia», asegura Begoña, una todoterreno en la comisión desde 2009, ya que ha sido, además de presidenta, secretaria general y fallera mayor, al igual que su hija. Para la Ofrenda, por ejemplo, se peinaron todas en el casal ayudándose unas a otras.

Ese espíritu es el que intentan también trasladar a todas las acciones que realizan durante el año, dando respuesta «a aquello de ser una falla de barrio, algo complicado en una zona de oficinas y comercios, sin apenas residentes», añade la presidenta de El Palau.

El reto y el resultado del mismo se conocerá este próximo día 21 de abril a las 21 horas, en el Casal que la Falla el Palau tiene abierto en la Antigua Senda Senent, 9. «S.O.S. Necesitamos Falleros Valientes», convocan los falleros en su perfil de Twitter, @falla_elpalau.

De hecho, el mundo fallero se ha volcado con esta comisión con multitud de adhesiones solidarias a través de las redes sociales.

Para ver las noticias más importantes del día, haz click aquí.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here