La Emshi concluye la primera fase de interconexión de plantas potabilizadoras en Xirivella que abastecerá de agua a 48 municipios


0
919
Primera fase de la instalación.

La actuación que ahora se concluye forma parte de la obra que está ejecutando la Emshi para interconectar las dos potabilizadoras, La Presa (Manises) y El Realón (Picassent), con el fin de poder abastecer de agua potable a los municipios.

La Entidad Metropolitana de Servicios Hidráulicos (Emshi) ha dado este lunes por finalizada la primera fase del proyecto de interconexión de las plantas potabilizadoras, que transcurre desde la galería que atraviesa la autovía A-3 hasta la zona sudeste del núcleo urbano del municipio de Xirivella.

La actuación que ahora se concluye forma parte de la obra que está ejecutando la Emshi para interconectar las dos potabilizadoras, La Presa (Manises) y El Realón (Picassent), con el fin de poder abastecer de agua potable en condiciones adecuadas a los 48 municipios que ahora forman parte de la Emshi desde cualquiera de las dos plantas en el caso de que una de ellas fallase. El presupuesto total de todo el proyecto en su conjunto asciende a 90 millones de euros y la previsión es que esté completado en el año 2023.

“Este proyecto es la obra hidráulica más estratégica y de mayor envergadura en València y su área metropolitana desde el Plan Sur. Lo que se busca es la versatilidad de la red de abastecimiento que, además, ganará de manera muy considerable en resiliencia para garantizar el agua potable a los municipios de la Emshi en caso de incidencias del sistema”, ha expresado esta mañana Elisa Valía, presidenta de la Emshi.

Asimismo, este martes se ha reunido la presidenta, durante la recepción de las obras en Xirivella, junto al presidente de la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ), Miguel Polo; y el alcalde de Xirivella, Michel Montaner, también han estado presentes.

Las obras empezaron en junio de 2020 tras el fin del estado de alarma decretado por la pandemia y, en concreto, esta primera fase ha consistido en la instalación de una nueva tubería de 1,4 metros de diámetro, bajo el lecho del Nuevo Cauce (520 metros) y en la ejecución de una perforación subterránea que cruza el talud del Nuevo Cauce, cinco carriles de la V-30, una vía férrea, así como varias acequias y servicios de saneamiento.

Todo ello a lo largo de 170 metros, con origen en una galería a cinco metros de profundidad hasta salir en superficie ya en la localidad de Xirivella. El presupuesto de esta primera fase ha sido de 4,9 millones de euros.

La interconexión de las dos plantas potabilizadoras es una obra de ingeniería hidráulica colosal y, de hecho, se trata de uno de los proyectos más importantes llevados a cabo por la Emshi, que suministra agua potable a más de 1,6 millones de habitantes que viven en València y su área metropolitana.

“El ambicioso y acertado plan de esta entidad para asegurar el agua a la ciudadanía conlleva invertir en infraestructuras hidráulicas robustas y preparadas para servir agua potable, incluso ante incidentes”, ha añadido Elisa Valía. Además, “hay que tener en cuenta que cada vez son más las localidades que desean adherirse a la Emshi dada la calidad del agua y del servicio que ofrecemos y debemos estar preparados”.

El alcalde de Xirivella, Michel Montaner, ha expresado que “las grandes infraestructuras generan molestias temporales a la población que luego se ven sobradamente compensadas por su beneficio social.” En palabras de Montaner, “la interconexión de plantas potabilizadoras promovida por la Emshi garantiza el suministro de agua en Xirivella en óptimas condiciones y es una buena noticia para todos”.

Por su parte, el presidente de la CHJ, Miguel Polo, ha manifestado que el proyecto de interconexión “es una gran obra que contribuye a asegurar el abastecimiento de agua potable en València y en el área metropolitana”. Y ha añadido que “esta inversión se une a los trabajos que está haciendo la CHJ para mejorar las garantías de suministro”.

La presidenta de la Emshi ha insistido en “la naturaleza metropolitana de esta entidad, que obliga a tener una mirada que vaya más allá del plano local”. De acuerdo con sus palabras, “se requiere una gestión que tenga muy presente que la cohesión entre los municipios que forman la Emshi convierten a esta entidad en una unidad funcional con intereses y objetivos comunes que nos unen”, ha concluido Valía.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here