La digitalización en la empresa: ni cara, ni costosa y con beneficios en la cuenta de resultados a corto plazo

0
945

La llamada industria 4.0 implica la aplicación de tecnologías digitales en los procesos internos de la empresa. Una digitalización que ha podido asustar a muchas pymes por considerar que estaba fuera de su alcance, pero lo cierto es que la aplicación de este tipo de tecnologías para optimizar los procesos no tiene porque ser cara ni costosa en el tiempo. “Se pueden obtener proyectos piloto por 5.000 ó 6.000 euros con muy buenos resultados para la compañía”.

Así ha concluido hoy su ponencia Jeremías Moragues, responsable de Ventas y Operaciones de LSA Control, en la jornada dedicada al sector energético del Tour Territorio Digital organizado por Diputación de Valencia y Cámara de Comercio con el apoyo de Comarcal CV.

Moragues ha conseguido desmitificar el proceso de digitalización y la implantación de IoT (internet de las cosas) en las pymes destacando varios proyectos que han resultado un éxito para las empresas a pesar de que algunos de ellos fueron muy sencillos y económicos de implementar.

La digitalización pasa por aprovechar las tecnologías para aportar un valor añadido a nuestra producción: bien sea en ventaja para el cliente o en ahorro de costes para la propia empresa. Así, prácticamente, cualquier proceso es susceptible de ser objeto de un proyecto de digitalización, con una monitorización constante, obtención de datos empíricos e interpretación de los mismos para que los responsables puedan tomar decisiones de forma más rápida y precisa, decisiones que redundarán en la cuenta de resultados.

El responsable de LSA Control ha explicado que el ‘boom’ de la digitalización que se está viviendo en estos momentos responde a varias ‘leyes’ que demuestran que cada año y medio, se duplica la capacidad de procesamiento; cada dos años, el ancho de banda, y, cada año, se duplica la capacidad de almacenamiento.

Esta tecnología permite acometer los procesos de IoT y digitalización en las empresas de forma cada vez más rápida y económica y, a la vez, democratiza estos procesos, haciendo que las compañías que no inician este camino se queden al margen del mercado al perder capacidad competitiva.

Según Moragues, en este tipo de cambios, lo ideal es no perder el foco: saber qué queremos conseguir con la implementación de un proceso de digitalización y recordar que primero hay que habilitar tanto a las personas como las propias máquinas y los procesos productos. Ello permitirá que ese proyecto concreto se pueda escalar luego con facilidad.

En la digitalización de las empresas el foco debe estar en la obtención de datos para poder interpretarlos y tomar decisiones. Datos que pueden servir para detectar la causa de una avería al analizar todos los parámetros que intervienen en ese proceso o, incluso, que nos pueden ayudar a prevenir problemas mecánicos. Y todo ello se traduce en una optimización de recursos y en un ahorro de costes.

En el sector de la energía, que ha centrado esta jornada formativa cuyo anfitrión ha sido el Ayuntamiento de Sagunt, Moragues ha mencionado algunos parámetros que se pueden controlar y optimizar con proyectos de digitalización como el consumo o la potencia recibida por cada máquina y actuar así sobre ellos.

Las jornadas formativas sobre digitalización concluirán el próximo martes 17 de noviembre con la jornada centrada en sector textil desde Ontinyent.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here