La crisis del COVID-19 puede acabar con el cierre de hasta 2.000 peluquerías en la Comunitat Valenciana

0
1251

La crisis del coronavirus puede provocar la desaparición del 44,6% de las peluquerías como consecuencia consecuencia del confinamiento por el estado de alarma decretado por el Gobierno, lo que podría suponer el cierre de cerca de 2.000 peluquerías en la Comunitat Valenciana.

Así se desprende del Estudio del Impacto del Coronavirus en el Sector de las Peluquerías, realizado por el Gremio Provincial de Peluquería de Caballeros y Belleza de Valencia, la Cooperativa Peluqueria & Estética de la Comunidad Valenciana y Peluquería Pura y Dura, en colaboración con la Alianza de Empresarios de Peluquería de España.

Los resultados del estudio y estas cifras ponen de manifiesto la fragilidad y vulnerabilidad de un sector en el que el 94,2% de las empresas tienen entre 1 y 5 trabajadores, y que con la subida del IVA del 10 al 21% ya se ha visto perjudicado en los últimos años.

En estos momentos, según los datos del informe, realizado a través de una encuesta, se estiman pérdidas en el sector de 129 millones de euros en 2020, el 44,6% de la facturación. De hecho, el 64.83% de las empresas ha gestionado un ERTE y el 17,8% de las micropymes aseguran que reducirán su plantilla durante este año.

Sobre la duración de la crisis, el 39,39% de las peluquerías estiman que la crisis del coronavirus provocará un problema permanente en las peluquerías, mientras que para el 54,73% la crisis debería superarse durante los próximos meses.

Con respecto a la atención domiciliaria, que tanto debate planteó en los primeros días de la cuarentena, una de cada cuatro peluquerías ha recibido peticiones de servicios domiciliarios (el 28%), pero únicamente el 2,74% ha prestado este tipo de servicios; entendiendo que debía prestarse únicamente en casos de necesidad ante la población vulnerable y más desprotegida.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR  Los rebrotes de Mislata y València suman 3 y 15 casos nuevos

En relación con las medidas de apoyo promovidas por el Gobierno central y el resto de las administraciones, éstas resultan absolutamente necesarias y urgentes para su superviviencia.

Entre las principales ayudas, el sector considera imprescindible la tramitación, agilización y flexibilidad de los ERTEs, el acceso a los créditos y otras líneas de ayudas del Gobierno, el aplazamiento de los pagos a los proveedores y la negociación sobre el pago del alquiler.

 

La labor humanitaria del sector

En el lado positivo, hay que destacar la gran labor humanitaria que han desarrollado los salones de peluquería, que han entregado más de 498.300 guantes, batas, geles hidroalcoholicos y polainas que forman parte de los equipos de protección individual, que se utilizan en los servicios de peluquería, y que permitieron amortiguar la falta de EPIs en los hospitales, en las comisarías y en los centros de día. Todo, gracias a la enorme labor de coordinación desarrollada por las principales marcas de peluquería como Marco Aldany y las asociaciones peluqueras de Madrid, Barcelona, Albacete, Valencia y otras.

Por otra parte, y dada la consideración de las peluquerías como servicio esencial, tal y como quedó de manifiesto en el decreto de alarma nacional del pasado 14 de marzo, las peluquerías pretenden incorporarse a la desescalada de la actividad comercial con los protocolos higiénico-sanitarios, que oblgatoriamente deben de aplicarse en los salones, y que están siendo revisados y actualizados, en estos momentos, por profesionales del sector para poder trasladárselos a la administración sanitaria competente para su validación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here