Josep Femenia. Las peores decepciones son las que nunca esperas

0
405

Las peores decepciones son las que nunca esperas. En mi trayectoria política, primero en la UPV, después en el Bloc, más tarde en Compromís, partido del que fui expulsado, sí, expulsado (y creo que el tiempo, que pone a cada uno en su sitio, está demostrando que aquel castigo fue tremendamente injusto), después en Red, he visto muchas cosas y he llegado a la conclusión de que los representantes públicos tenemos, ante todo, que plantar cara a la corrupción con todas nuestras fuerzas. Es un mal que corroe la política.

Nos llenamos la boca proclamando nuestra honestidad. Pero no basta. Nuestra exigencia

Josep Femenia

ética debe ser la máxima. Debemos, también, recuperar la credibilidad ante los ciudadanos.

Asisto con estupor al silencio cómplice de Compromís en el atropello político que está a punto de perpetrarse en el Poble Nou de Benitatxell, el pueblo del que soy alcalde. Sus tres ediles “se lo están pensando”, según deduzco de lo que he leído estos días en la prensa, ya que, públicamente, guardan un silencio que no sé si revela cobardía, si responde a órdenes de partida o, simplemente, es un silencio cómplice y culpable. En realidad, no me sorprende ya nada de estos tres concejales.

Allá por enero firmaron una moción de censura con un edil expulsado del PP (el juez rechaza que sea un tránsfuga y respeto y acato, por supuesto, las sentencias, pero nadie podrá negar que su partido lo ha apartado) y una concejala que está procesada por corrupción y, en concreto, por cometer presuntos delitos de estafa y falsedad documental contra este ayuntamiento y, por tanto, contra todos los vecinos.

La moción de censura se votará el 11 de octubre. Sí, ni el pacto contra el transfuguismo ni el pacto estatal contra la corrupción, aprobado en varias ocasiones en este pleno y que prohíbe a los concejales aliarse con imputados por corrupción, han logrado parar ese atropello político.

La moción de censura liquidará un gobierno que puedo aceptar que ha cometido errores, pero que ha tenido siempre la honestidad por bandera. El nuevo gobierno, con ediles de Compromís que han asaltado el poder a toda costa y concejales manchados por el transfuguismo y la presunta corrupción, es una anomalía democrática. Nace de una maniobra política indecente y de las ansias de poder y de revancha.

Pero hablaba de decepciones. La tibieza de la dirección nacional de Compromís, su actual silencio, el hecho de mantenga en sus filas a tres ediles que han demostrado por activa y por pasiva que su pacto con una procesada por corrupción va muy en serio resultan para mí casi incomprensibles. Y creo que más de algún político con el que compartí ilusiones, inquietudes e ideas en mi etapa en la UPV y el Bloc también mirará al Poble Nou de Benitatxell y se sentirá igualmente desengañado.

Mónica Oltra proclama que su formación corta de raíz la corrupción. Aplaudo ese compromiso ético. Pero lamento hondamente que todo se quede en las buenas palabras. Pero a la hora de la verdad Compromís, bien con su silencio, bien con su apoyo implícito a los tres ediles que se han aliado con una concejala procesada, también se convierte en cómplice de la corrupción. No puedo llegar a otra conclusión. Los hechos son incontestables.

Intuyo que este pueblo de 4.000 habitantes no tiene un gran peso en la política autonómica. Me pregunto por qué el PSPV no opina tampoco sobre la indecente maniobra política que está a punto de consumarse (quizá no quiere enemistarse con su socio en el Consell). Alucino con la permisividad que ahora demuestra Compromís con la corrupción. Y, una vez más, le pido a Mónica Oltra que actúe en consecuencia. La interpelo personalmente. Quiero escuchar su opinión sobre la acreditada falta de escrúpulos éticos (y de coherencia también, ya que hace unos meses dijeron a bombo y platillo que la moción de censura fue un gran error) de sus compañeros de partido en el Poble Nou de Benitatxell.

Creo que Compromís, en lugar de quedarse de brazos cruzados, puede demostrar ahora que lucha de verdad contra la corrupción. A estas alturas, me sorprende que no haya expulsado a estos tres concejales.

Será un oprobio que llegue el día de la moción de censura y voten bajo las siglas de Compromís con un expulsado del PP y una procesada por corrupción. Pero me temo que la formación que se presenta como adalid de la lucha contra los indecentes no va a mover un dedo. Un ejercicio de salud democrática sería que Compromís echara cuanto antes a estos tres concejales, que se desmarcara con contundencia de este atropello político y forzara, al menos, que el día del pleno esos tres ediles fueran ya tránsfugas con todas las de la ley. Creo que es la única vía para que el que fue un día mi partido y del que lamentablemente salí por enfrentarme precisamente a quienes ahora quieren el poder a cualquier precio recuperara la credibilidad y confirmara que está en el bando de la decencia y la honestidad.

 

Josep Femenia, alcalde del Poble Nou de Benitatxell.

Poble Nou de Benitatxell

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here