Jaque Mate

0
632

De entre las 557.000 entradas que en Internet tiene esta denominación, la más conocida es una situación extraordinaria en el juego ajedrecístico que bien merece un comentario como aficionado y asiduo practicante. Se trata de la penúltima jugada de toda partida. Es algo asombroso. Durante toda la partida los jugadores van capturando y eliminando del tablero pieza tras pieza. Pero cuando es el Rey de uno de los bandos el que se encuentra en situación de imposible defensa, cuando ya no puede evitar ser capturado y eliminado como el resto de las piezas, es decir, cuando está en jaque mate, la partida se da por terminada y la captura no se produce. ¿Es pues la penúltima o la última jugada?

Dejemos este interesante debate ajedrecístico y centremos nuestra atención en este otro significado: Jaque Mate es el título del libro de Lluis Salvador Asunción Martinez, editado por Círculo Rojo y que a lo largo de sus 248 páginas nos cuenta la peripecia de un aguerrido agente secreto en su intento por desmantelar una conspiración neonazi en el entorno de la ciudad de Hamburgo.

En 1972, Frederick Forsyth escribió Odessa. Narraba cómo una organización secreta nazi se encargaba de extraer de Alemania y poner a salvo criminales nazis de las SS. Datada, de igual forma, en el momento en que Alemania ya se ha convertido en una República Federal aún ocupada e intervenida por los aliados vencedores de la II Guerra Mundial, la novela Jaque Mate nos cuenta el esfuerzo mucho más ambicioso por recuperar el poder político y económico de aquella misma organización en Alemania, como si aún no se hubiese hecho la última jugada nazi.

El autor, que habla alemán y se ha documentado minuciosamente sobre los lugares, personajes, procedimientos policiales y hechos históricos citados en la obra, dota a ésta de una verosimilitud y precisión extraordinarias. El lector se encontrará atrapado en un momento histórico complejo, inquietante e intencionadamente ignorado.

Sorprende la intensidad del relato y el interés creciente que despierta en el lector aun tratándose de hechos tan lejanos en el tiempo y circunstancias sociales que hoy vivimos. Me cuesta creer que todo sea ficción, producto de la imaginación de un autor en su primera novela como es el caso. Sin embargo, cualquier otra alternativa es aún más fantástica: ¿Es el relato auténtico de un verdadero nazi?¿Cómo llegó a manos de nuestro escritor?¿Es posible describir con tanta precisión la ciudad de Hamburgo sin haber vivido en ella?…

¡Bravo! Al fin y al cabo Julio Verne dio la vuelta al mundo en ochenta días sin moverse de la mesa de su escritorio. Nadie lo hubiese creído en su tiempo. Lo mismo pasa con esta novela.

Sin embargo, es tan trepidante de principio a fin que los lectores no nos sorprenderíamos descubriendo que, tal vez, no todo sea ficción.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here