La jueza de ‘Taula’ investiga en una nueva pieza contratos de alcaldes del PP y pagados por los del PSOE en Requena y Enguera

0
2079
Ciudad de la Justicia de Valencia
Ciutat de la Justícia de València.

La jueza sustituta del Juzgado de Instrucción 18 de Valencia ha acordado mediante un auto la formación de una nueva pieza separada del llamado ‘caso Imelsa’, para investigar supuestas irregularidades en contrataciones de los ayuntamientos  de Requena y Enguera desde el año 2013 a 2016 por servicios que presuntamente no fueron prestados.

La instructora entiende que los hechos pueden ser constitutivos de delitos de prevaricación, malversación de caudales públicos, falsedad en documento oficial, revelación de secretos, negociaciones prohibidas a los funcionarios y tráfico de influencias.

Entre estos investigados figuran el exalcalde de Requena Javier Berasaluce (PP) y el actual alcalde, Mario Sánchez (PSOE) así como los exalcaldes de Enguera Santiago Arévalo (PP) y Óscar Martínez (PSOE).

Las diligencias se dirigen también contra la que fuera secretaria del Ayuntamiento de Enguera, un asesor y un funcionario de la Diputación de Valencia y tres empresarios: el administrador de Servimun y los administradores de la firma Técnicas Legales Administrativas (TLA).

El caso de Requena

En el caso del Ayuntamiento de Requena, la investigación se centra en el abono de tres facturas entre marzo y agosto de 2014 a TLA, en contra del informe de la interventora municipal, por trabajos de los que no existe constancia en ningún expediente administrativo. En esa legislatura el alcalde era Javier Berasaluce (PP).

Igualmente, el juzgado investiga la adjudicación a Servimun por el procedimiento negociado sin publicidad en octubre de 2013 de un contrato de 50.000 euros por el que el Consistorio acabó pagando, entre 2015 y 2016, ya siendo alcalde Mario Sánchez (PSOE) facturas por un total de 178.000 euros, “sin que existan evidencias que determinen la realidad de los servicios prestados”, según se recoge en el auto.

El caso de Enguera

Por lo que respecta al Ayuntamiento de Enguera, la instructora aprecia que existen indicios para investigar a un exalcalde por adjudicar un contrato en abril de 2013 y a la entonces secretaria municipal, que emitió un informe favorable a esa contratación. Entonces era alcalde Santiago Arévalo (PP).

El Consistorio, ya con otro alcalde al frente, Óscar Martínez (PSOE) acabó pagando en agosto de 2015 una factura de 21.780 euros a Servimun, por un concepto diferente al inicial del contrato: la regularización de un camping de la localidad.

En esas presuntas irregularidades habrían intervenido, de acuerdo con la resolución judicial, un asesor del entonces presidente de la Diputación de Valencia y un funcionario de la citada institución.

En esta nueva causa, que se sigue por las presuntas irregularidades en la adjudicación con cargo al presupuesto de Imelsa de un servicio denominado ‘call center’ a la empresa Servimun, tienen la condición de investigadas un total de diez personas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here