Inauguración del VI Salón Internacional de las cruces en el Canyamelar de Valencia, en la Hermandad del Santísimo Cristo de los Afligidos

0
846

12002279_1145726765442239_6315436180228799932_n

Noticias TRONS I FESTES | José Salvador Murgui.- Esta tarde he podido asistir  a la inauguración del  VI Salón Internacional de las cruces en el Canyamelar de Valencia, en la Hermandad del Santísimo Cristo de los Afligidos.La calle José Benlliure, lucía un bonito atardecer y una romántica puesta de sol, que se veía entre tejados y cielo;   esos edificios valencianos, de ladrillos multicolores, esas rejas trabajadas, los macetones de las calles peatonales con flores, adornos en las fachadas y ambiente distendido, te invitaban a pasear hasta llegar a la cerrada puerta del Nº 92 donde un buen grupo de amigos, esperaba la inauguración de ésta exposición.

Juan Andrés Talens (presidente de las comisiones diocesanas de Laicos, y de   Familia y Defensa de la Vida)  y Czeslaw Piela, Sacerdote Polaco que ayuda y atiende la Parroquia de Nuestra Señora del Rosario, han golpeado la puerta del Nº 92 y cuando desde dentro de la casa, nos han abierto, hemos procedido a pasar a contemplar las cruces expuestas.

Ha sido un acto bonito, entrañable y cargado de sentimiento.  Se han hecho lecturas bíblicas, y también se han recordado palabras de la gran escritora de Ávila de la que este año se celebra el V Centenario: “En la Cruz está la vida y el consuelo, ella sola es el camino para el cielo, Bendita la Cruz de Cristo, bendita nuestra cruz que adquiere todo su sentido cuando nos unimos a la Cruz de Cristo. La Santa Cruz, allí está el Señor del cielo y tierra, y el gozar de mucha paz aunque haya guerra, Ella sola es el camino para el Cielo.”

En la exposición repleta de cruces de todo el mundo, ya lo dice el título, salón internacional de las Cruces, destacaba una gran cruz con el título de  “La cruz del hambre”  LA CRUZ DEL SIGLO XXI.   A los pies de esa cruz me ha llamado la atención que se encuentran de forma ordenada un montón de recipientes para recibir alimentos “no perecederos” para alimentar a aquellos que más lo necesitan, el año pasado se recogieron más de mil setecientos kilos  que fueron donados a Cáritas.

En este acto hemos tenido el privilegio de conocer a un chico joven de Paksitán, Joseph Anwar, que nos ha hablado de las persecuciones que a causa de la fe sufren en aquel territorio. Una hermana suya por creer en Dios, condenada a pena de muerte o a cadena perpetua… nos ha hablado del sufrimiento y nos ha relatado con su castellano mal hablado escenas cargadas de odio y rencor.

Joseph Anwar ha sido el encargado de encender una vela delante de los dos Papas que presiden la exposición el Beato Pablo VI y San Pío X, pues después de la bendición solemne impartida por Juan Andrés Talens, y rociar con agua bendita  el espacio, Joseph, ha encendido la vela en recuerdo de todas aquellas personas que sufren, por las que ha pedido oraciones, y ha agradecido las limosnas que por parte de la Iglesia recibe para poder traer a Valencia a sus familiares (niños…).

Con estos testimonios hemos podido acercarnos a las cruces del siglo XXI. En el acto se encontraban muchos vecinos del barrio, pero hay que reseñar la presencia de Sandra Gómez López, Teniente de Alcalde del Ayuntamiento de Valencia y   Concejal del  Área de  Protección Ciudadana, la que en todo momento has sido muy sensible con el acto y muy cercana a todos los asistentes, pues Sandra es una persona joven y muy querida en ésta barriada. Ha sido un gran ejemplo el que nos ha dado ésta joven  Regidora, de estar al lado de su pueblo en un acto como digo sencillo y entrañable.

Y hablando con todos hemos agotado el tiempo de visita en esta bonita exposición a la que hay que ir con alimentos que no perezcan… porque hay muchas cruces vivientes, hay muchos Cristos  abandonados, hay muchos Cristos muy solos de los que no se acuerda nadie… y son Cristos, con su cruz cargados.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí