‘Huir de mí’, de David Galán, REDRY

0
742

El libro que les recomendamos hoy está lleno de poesía provocada por la ausencia de la persona amada. Es ese sentimiento y no otro el que ha llenado páginas y libros de la Historia de nuestra Literatura con lo que identificamos como poesía.

Hoy hay otros poetas, otros poemas, otros testimonios que describen en versos el ansia de libertad, de justicia social, de búsqueda de la autenticidad en el alma humana. Aquí no encontrarán eso. Todo son poesías de amor.

El autor

David Galán Aparicio, REDRY, es maestro de educación infantil. Desde que le enseñaron a escribir no ha dejado de hacerlo. De pequeño escribía sobre el pupitre y hubo que convencerlo de que si quería dejar un mensaje lo hiciera de forma más civilizada, así que ahora escribe pósits. Los deja en el autobús, entre las páginas de un libro o, y sobre todo, en las redes sociales. Ha ganado algún premio al mejor tuit. Los poetas son como manantiales que nunca dejan de manar.

También Antonio Gala tenía los libros de sus estudios de Derecho llenos de poemas por los márgenes. Lo importante es escribir en el momento de la inspiración. Gala compró en Jerusalén un libro perfectamente encuadernado con sus páginas en blanco (los judíos creen que si les habla Dios han de escribirlo tal como lo sienten sin corregirlo nunca). Hoy, esa inspiración espontánea se escribe  en la Red.

David escribe lo que siente en todas partes, pero sobre todo, en las Redes Sociales. Él tiene lo que denomina sus monstruos, seres ávidos de recibir sus mensajes, y no los decepciona.

Un día, después de llenar de versos Internet, recibió una llamada. “¿Y si hacemos un libro?” David no podía creerlo. Lo  llamaban de Editorial Planeta.  Así publicó su primer libro “Abrázame los monstruos” con el que contaba su primera historia de amor.

David, le pregunto, los autores jóvenes y modernos ya no escriben estas cosas. Hoy, están los Versos cuánticos de Amparo A. Machí, o La Poema de Edy J. Bermúdez, o la lucha social en Porción del Enemigo de Enrique Falcón donde éste reconoce “Mi poesía dice cada vez cosas más raras…” ¿de dónde sales tú con versos de amor?

Conozco, me responde, y respeto esas tendencias y formas de poemas. Pero para mí, escribir es la necesidad imperiosa e inaplazable de expresar mis sentimientos. Los versos nacen de mi corazón. Soy totalmente sincero y espontáneo cuando escribo. No sabría hacer lo de otra forma.

Entonces, insisto, tú estabas enamorado de alguien. Quien provocó tu poesía es real. Vives un amor apasionado e inalcanzable, como los grandes autores de la antigüedad.

Sí. Esa persona existe. No fue un amor imposible sino que duró sólo un tiempo. Ahora ya pasó. Sólo queda la cordialidad. Espero. Pero no tengo miedo de volverme a enamorar. No entiendo la vida sin amor…, y sin poesía.

David siguió creyendo en el amor y escribiendo versos. Recuerda, que enamorado, recorría Creta y otros lugares románticos con la mujer que amaba. Después vino el incendio… y nació este libro.

El libro

“Sólo han pasado unas horas del incendio, os traigo las cenizas.”

Autor: David Galán REDRY

Título: Huir de mí

Editorial: Espasa (Grupo Planeta)

Género: Poesía. Ganador del II Premio Espasa de Poesía.

Es un libro de pequeño formato, tapa dura, primorosamente editado y lleno de sensibilidad y sorpresas.

Empieza con las coordenadas de su lugar de nacimiento y sigue…

“Esto me va a doler.”

Y duele.

En el arte hay un término que se usa para describir el contagio que el alma del lector o espectador sufre de las pasiones o sentimientos del autor. Lo llamamos catarsis. Cuando sucede, tú ya no eres tú. Eres el otro. Te conviertes en el personaje que grita, sufre o goza con los avatares de la obra. Y eso pasa en estos versos. Son una aventura del corazón… y duele.

Dicen que los sentimientos más encendidos son los que provoca el imposible, la pérdida de la persona amada, la ausencia de lo que era el destino de tu vida. Ese es el incendio que arrasó el corazón del poeta, y el nuestro con el suyo. Todo es verdad.

Cada página, cada poema es una sorpresa. Cada verso atrapa y encandila. Hacía tiempo que no sentía así. Tal vez porque hacía tiempo que no necesitaba tanto a la persona amada; tal vez porque con la molicie de la felicidad te olvidas de lo trascendente que es el amor en tu vida; o porque escarmentado y temeroso del compromiso piensas que vives mejor en solitario.

Conviene despertar. Ser capaz de recitar versos como estos. El corazón no envejece. El amor no marchita. Sólo dejamos que pase de largo a nuestro lado.

Ha llegado el momento de recordarlo todo, de volver a vivirlo con intensidad, de reconocer su importancia vital.

Ha llegado el momento de leer este libro.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here