Un funeral con un ataúd para una central nuclear de Cofrentes “tocada de muerte”

0
2327
Imagen de la protesta ante Iberdrola

La plataforma Tanquem Cofrents advierte que la central nuclear “ha sido incapaz de funcionar más de un mes con normalidad desde septiembre de 2017”

Un cortejo fúnebre se trasladó hasta la sede de Iberdrola en Valencia con un ataúd antinuclear con el cual, simbólicamente, la plataforma Tanquem Confrents quería celebrar que la central nuclear está “tocada de muerte”.

Con este acto simbólico se quería recordar a la empresa propietaria de esta instalaciónque su permiso de funcionamiento expira en 2021, y que “prolongarlo seria una irresponsabilidad y una grave amenaza para la seguridad de las personas y del medio ambiente, por mucha inversión que se haya realizado en su presunta modernización”.

Desde el colectivo se recuerda que este martes, 20 de febrero, el director de la central nuclear de Cofrentes, Tomás Lozano, comparecía ante les Corts Valencianes para dar explicaciones sobre el funcionamiento de esta instalación. Lozano afirmó que la central es “absolutamente segura” y resaltó que durante los últimos 10 años se han invertido 450 millones de euros para modernizarla. En 2017, según el director de la nuclear, se gastaron aproximadamente 40 millones.

Pero, a pesar de este esfuerzo económico, desde la plataforma Tanquem Cofrents se quiere denunciar que la central “dista bastante de ser ‘absolutamente segura’, como lo demuestran el cúmulo de incidentes sufridos el año pasado (10) y este año (2), y exigimos que no se renuevo en 2021 su permiso de funcionamiento”.

La central nuclear de Cofrentes, que actualmente se encuentra parada por una nueva avería en el sistema hidráulico de las barras de control del reactor, “ha sido incapaz de funcionar más de un mes con normalidad desde septiembre de 2017”. Primero, permaneció parada del 23 de septiembre al 6 de diciembre por una parada programada que se encadenó con la avería de una válvula. El 5 de enero se paró de nuevo por problemas con las barras de control. Y el 12 de enero, cuando se intentaba poner en marcha, sufrió una parada no programada antes de poder reiniciar su funcionamiento hasta el pasado sábado, 17 de febrero, cuando se vio obligada a parar de nuevo.

Desde la plataforma Cerramos Cofrentes consideran que la central, “por mucha inversión que se haya realizado en su presunta modernización, ya está tocada de muerte, motivo por el cual ayer jueves, 22 de febrero, celebramos su defunción”.

Añaden además que renovar el permiso de Cofrentes es a día de hoy “innecesario”. Tal y como reconoció Lozano, esta central sólo genera el 3% de la energía de todo el Estado español, donde actualmente tenemos una demanda mediana anual de 30 GW para una capacidad instalada de producción eléctrica que supera los 100 GW. “Así que el cierre de la nuclear valenciana se podría compensar sin ningún tipo de problemas con el resto de fuentes del sobredimensionado parque energético español. De hecho, durante los últimos seis meses, cuando esta central ha sido fuera de funcionamiento, la red no ha grabado ningún tipo de incidencia por el que respeta al suministro eléctrico”.

Por todos estos motivos, desde Tanquem Cofrents “no sólo exigimos que no se renuevo el permiso de funcionamiento de la nuclear valenciana. También nos oponemos al vertedero de residuos radiactivos que Iberdrola quiere construir y que tendría un coste multimillonario a cargo de la empresa pública ENRESA. Es decir, que este estercolero de residuos radiactivos no lo pagaría Iberdrola, sino todas y todos los ciudadanos con nuestros impuestos”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here