El Estado de Derecho responde al desafío en Cataluña

0
1590

La sentencia del conocido como ‘procés’ por la que se ha condenado a diversos ciudadanos catalanes que se saltaron la ley mientras ejercían un cargo público ha puesto a nuestra democracia frente al espejo.

José Enrique Aguar
José Enrique Aguar

El reflejo ha sido muy esclarecedor. Desde el 23-F de 1981 el Estado no había tenido que asumir un pulso de tal calibre, y por suerte, el Estado de Derecho ha salido bien librado de esta contienda.

Y ha salido bien librado porque, mal que les pese a muchos extremistas de izquierdas y derechas, a la hora de la verdad, la separación de poderes funciona aceptablemente bien en esta España nuestra. La Justicia ha respondido a lo que debía responder, valorar si se cometió un delito o no, y en caso afirmativo en que tipificación está y cuál es la pena. Ni más, ni menos.

Para todos los que aseguran que lo de Cataluña es un problema estrictamente político y que en ese ámbito se debería resolver, debo responderles que mientras los políticos no se salten la ley, todo se debe mantener en ese ámbito. Pero cuando se la saltan, la política debe seguir su curso y la Justicia el suyo.

A mi me tranquiliza saber que el que se salta las normas de convivencia lo acaba pagando y que se nos trata por igual ante la ley, seamos consellers catalanes, presidentes de parlamento autonómicos o ciudadanos de a pie en Vigo o en Sevilla.

La separación de poderes es una de las grandes aportaciones a la sociedad y la convivencia entre personas en democracia.

Y sí, también es cierto que el sistema en España no es perfecto. Cuando el Gobierno elige al Fiscal General del Estado y el Parlamento nombra a los cargos del Consejo General del Poder Judicial es cierto que el modelo de separación de poderes es francamente mejorable. Cuando se habla de jueces colocados en el CGPJ por socialistas o populares es cierto que algo falla.

Pero no nos engañemos, por encima de todo, son jueces, y más allá de la subjetividad inherente al ser humano, están para aplicar la ley, y eso es lo que ayer hicieron. Dieron la garantía y la seguridad a más de 46 millones de personas de que el Estado de Derecho siempre estará por encima de componendas políticas.

El mensaje está claro: nadie está por encima de la ley. Para la seguridad de los ciudadanos de a pie y el aviso a futuros navegantes que piensen en veleidades independentistas. El Estado de Derecho responde.

Así que … Gracias Montesquieu

 

José Enrique Aguar

Presidente Estatal de Contigo Somos Democracia

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here