¿Es delito contra la salud pública saltarse la cuarentena siendo positivo en Covid-19?

0
6085
Pruebas COVID-19.

Los especialistas en derecho penal apuntan que no hay debate posible sobre este aspecto y la respuesta es clara

Seguramente hayan leído o escuchado en algún momento a lo largo de este año que saltarse la cuarentena siendo positivo en Covid-19 es un delito contra la salud pública. Uno de los casos más sonados en los últimos meses fue el de la surfista de San Sebastián que fue “a coger unas olas” con su tabla aún siendo consciente de su positivo en la enfermedad. En ese momento, al ser detenida, se repitió hasta la saciedad que la susodicha estaba cometiendo un delito contra la salud pública y que por ello fue arrestada. Una afirmación lejana a la realidad puesto que el auténtico motivo de la detención fue su desobediencia a la autoridad al ser instada a abandonar el agua y ésta hacer caso omiso.

Sin embargo este mensaje caló y en esta ocasión, como en muchas otras, quedó el poso de que, en efecto, si te saltas la cuarentena siendo positivo en Covid-19 estás cometiendo un delito contra la salud pública. Decía Joseph Goebbels, ministro encargado de la propaganda en la Alemania nazi, que “una mentira repetida mil veces se convierte en una verdad”. Algo parecido ha pasado en este caso y es que, tal y como revelan los especialistas en derecho penal, esta afirmación no tiene trasfondo alguno en la ley.

¿Qué dice el Código Penal?

El abogado especialista en derecho penal, Gerson Vidal Rodríguez, con despacho en Valencia, explica cómo funciona el sistema de justicia penal español y aclara que “rige el principio de tipicidad”, de modo que “tan solo pueden resultar delictivas aquellas conductas que se encuentren expresamente previstas en el Código Penal” y ello “con independencia de que la conducta a tratar nos resulte rechazable o censurable”.

Aclarado este matiz, el letrado valenciano recalca que “en ningún caso saltarse una cuarentena administrativamente declarada, aun cuando uno esté infectado de Covid-19, se configura como un delito contra la Salud Pública recogido en el Capítulo III, Título XVII, del Código Penal”. Esto quiere decir que repasando uno a uno los artículos del Código Penal relativos a la Salud Pública, que van desde el 359 hasta el 378, en ninguna de las conductas que vienen tipificadas como delito se recoge la acción de desobedecer una cuarentena médica o la de salir a la vía pública estando infectado por una enfermedad vírica

Por tanto, queda libre de toda duda esta situación y el propio Gerson Vidal asegura que “es así de simple” y que por tanto “no hay debate posible”. No obstante, cabe aclarar qué tipos de delitos contra la salud pública existen y a qué alude exactamente este tipo penal que se utiliza tan frecuentemente en la actualidad. 

Entonces, ¿qué tipos de delitos contra la salud pública hay?

Para entender verdaderamente a qué hace referencia este capítulo del Código Penal basta con acudir a las interpretaciones jurisprudenciales y ver cómo distinguen dos grupos bien distintos en relación a las acciones lícitas contra la salud pública. 

En primer lugar se encuentran los delitos contra la salud pública relacionados con el comercio, que aparecen desde el artículo 359 del Código Penal hasta el 367. En este caso se repasan situaciones de dopaje deportivo, fraudes alimentarios, distribución o elaboración de medicamentos sin una autorización o la confección de sustancias nocivas para la salud así como de productos químicos peligrosos. 

En segunda instancia aparecen aquellos delitos contra la salud pública que guardan relación con el tráfico de drogas, que suponen los artículos restantes, desde el 368 a 378. De tal manera que se menciona al tráfico de estupefacientes, al cultivo y elaboración de drogas, o a aquellas organizaciones delictivas que operan con estos productos o sustancias. 

Este análisis confirma que el hecho de estar enfermo y salir a la calle no es un acto constitutivo de delito. Es más, el propio Gerson Vidal recomienda pensar “en quien antes de la pandemia salía a la calle con gripe, o incluso con otro tipo de enfermedades como la tuberculosis o la varicela” y recuerda que “por mucho que pueda resultar contagioso para otras personas no es un acto constitutivo de delito contra la Salud Pública”. 

Por último, llama la atención cómo en otros países de habla hispana, sin embargo, sí consideran aquellas conductas relacionadas con la propagación de enfermedades y epidemias como delitos contra la salud pública. Así es el caso concreto de México, Colombia, Argentina o Perú. Mientras tanto, en España estas situaciones se zanjan con una multa o infracción administrativa.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí