Una emprendedora que sufrió Daño Cerebral crea un juego para paliar secuelas en el habla

0
1713

La startup Decedario ha iniciado, con motivo del 26 de octubre día del DCA, una campaña de crowdfunding para recaudar los 10.000 euros necesarios para fabricar esa herramienta terapéutica, indicada también para trastornos como el Alzheimer, autismo, dislexia, síndrome de Down o TDAH

Esta es una historia de superación, una historia de combate y de fuerza interior; esta es una aventura de vida. Todos los proyectos de emprendimiento tienen en cierto modo una carga emocional transferida por sus creadores. Y en el caso de Diana de Arias, quien puso en marcha Decedario para mejorar la calidad de vida propia y de todas las personas que como ella habían sufrido las secuelas derivadas del Daño Cerebral Adquirido (DCA), mucho más.

Decedario es un juego de mesa terapéutico para ayudar a la rehabilitación a las personas con dificultades en el lenguaje y la comunicación causadas por DCA o por otros tipos de trastornos como el autismo, dislexia, Alzheimer, síndrome de Down, Parkinson, parálisis cerebral infantil (PCI), hipoacusia, trastorno por Déficit de Atención de Hiperactividad (TDAH), Trastorno Generalizado del Desarrollo (TGD) o deterioro cognitivo leve.

La CEO de Decedario, una startup alojada bajo el paraguas de la aceleradora de empresas Lanzadera, ha querido hacer coincidir el día nacional del Daño Cerebral Adquirido, que se celebra cada 26 de octubre, con el arranque de la última etapa de su viaje empresarial y vital: la búsqueda de financiación para poder fabricar Decedario. La startup pone en marcha una campaña de crowdfunding en la plataforma Verkami (http://vkm.is/decedario) para poder recaudar los 10.000 euros que se precisan. Podrán hacerse aportaciones a partir de 10 euros y la joven empresa ha dispuesto ofertas como packs que incluyen varias unidades del juego terapéutico. Con esta campaña de financiación colectiva, que durará 30 días, se permitirá la fabricación de Decedario, porque todo el dinero recaudado se destinará a este fin. Diana de Arias ha optado por el micromecenazgo porque ha querido casar el espíritu Decedario con el compromiso colectivo. En esencia, las aportaciones serían una “precompra” del juego, que se puede donar también a determinadas asociaciones.

Diana de Arias es una de las 56.500 personas que en la Comunitat Valenciana sufren algún tipo de secuela, como consecuencia de una lesión en el cerebro. Hay 420.000 afectados en España por accidentes cerebrovasculares, traumatismo craneoencefálico, tumores cerebrales, encefalopatías o abscesos, entre otras dolencias.  Decedario es un juego de mesa analógico (aunque su creadora ya piensa en complementarlo con aplicaciones digitales) cuya mecánica consiste en relacionar imágenes con palabras, letras, sílabas y fonemas. Puede ser usado por personas afectadas, así como centros de rehabilitación, hospitales o colegios.

 

Hacer de la necesidad virtud

Decedario nació de la cruda detección en primera persona de una necesidad. Una mañana quiso levantarse y no pudo. “No podía moverme, no coordinaba, me encontraba muy mal”, recuerda. Tenía 23 años y le quedaba un curso para acabar los estudios en la Escola d’Art i Superior de Disseny (EASD). Acababa de sufrir un derrame cerebral por una malformación congénita en base de cráneo. En el tortuoso camino de la rehabilitación descubrió que no existía una herramienta como la que ella propone ahora. “Veía que los terapeutas utilizan juegos genéricos pensados para un público infantil, pero no existe una terapia específica para la rehabilitación de daños cerebrales”, lamenta la CEO de Decedario.

Su experiencia le sirvió para convertir esa necesidad en su proyecto de final de carrera, el Trabajo de Fin de Grado (TFG). El tribunal le puso un “sobresaliente, creo recordar que un 9,8”, comenta entre risas. Decidió dar a conocer la idea a través de redes sociales, con un vídeo del prototipo del juego. Y ese fue el punto culminante que le llevó a convertir Decedario en un proyecto de vida. “Mucha gente empezó a escribirme y contarme sus experiencias; me preguntaban por el juego tanto afectados, como familiares y profesionales. Entendí entonces que verdaderamente había una necesidad. Me preguntaban dónde podían adquirir el juego”, explica De Arias.

A partir de entonces conectó con la asociación Nueva Opción, que agrupa al colectivo DCA y comenzó a moldear su proyecto a la medida de las observaciones, ideas y necesidades de afectados y terapeutas con los que trabajó codo con codo. Diana de Arias se muestra muy agradecida a la ayuda de esta asociación de Daño Cerebral Adquirido. Este sábado 27 de octubre participará, con un taller Decedario, en las actividades que ha organizado Nueva Opción en el viejo cauce del Turia, a la altura del Palau de la Música. Una jornada reivindicativa y lúdica para, con motivo del día nacional de DCA, hacer visible unas secuelas generalmente imperceptibles para la sociedad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here