Eloy Tizón: “La lectura abre y deja una marca en cada uno de nosotros”

0
943

El autor acaba de publicar ‘Herido leve’.

Tras la publicación de su último libro de relatos en 2013, ‘Técnicas de iluminación’, el escritor y crítico literario Eloy Tizón vuelve a los anaqueles de las librerías con el ensayo ‘Herido leve’ (Páginas de Espuma), un fecundo trabajo compilatorio (y con algunos textos inéditos) en el que el autor rescata reseñas, artículos y críticas literarias de medios periodísticos donde colaboró profesionalmente. Como el propio Tizón confiesa, “fue una labor detectivesca y sorprendente al descubrir textos casi olvidados y que merecían, en algunos casos, no quedar en el olvido”.

El autor realiza un particular recorrido sobre sus 30 años como ensayista y lector.

‘Herido leve’ es algo más que una extensa y selecta recuperación de textos sobre literatura, es un juego metaliterario en el que el lector se hará cómplice de un recorrido que abarca treinta años de memoria lectora en el que autores, vidas, ficciones y realidad se entremezclan en un inabarcable universo de palabras y festín literario. ‘Herido leve’ es un libro en el que el autor declara su amor a los libros en cada una de sus páginas, un libro que, a modo de juego, celebra a todos los libros.

Pregunta: ¿Cuál es la herida leve que le han dejado los libros o…, alguna fue intensa?

Respuesta: (ríe) Pues sí que hubo lecturas que me han marcado profundamente y creo que…, entre aquellos textos que me iluminaron en mi juventud también tuvieron su presencia títulos que me marcaron emocionalmente. Esa huella, esa marca, es la herida lectora que va conmigo y de ahí el título del libro. La lectura, el acto de leer, abre y deja una marca en cada uno de nosotros.

P: Inicia el libro con el recuerdo adolescente de ‘100 años de soledad’, de García Márquez, y pocas páginas después menciona la lectura de ‘Rayuela’, de Cortázar, ¿cómo marca la juventud la selva colombiana y el París visto por un bonaerense?

Portada del libro.

R: (vuelve a reír) Sí, son dos propuestas literarias distintas que cuando uno tiene dieciséis años asombran y sorprenden. Cuando llegaron a mis manos descubrí una nueva manera de contar y narrar una historia. Aquellos libros sorprendían por el dominio del lenguaje, por su capacidad de atrapar la mirada… Fue muy revelador y casi pasional. Hasta el día de hoy me sigue maravillando el universo de Macondo y la saga de los Buendía y…, hablar de Oliverio y la Maga es entrar en otro mundo donde Paris es un reino donde la bohemia, el jazz, el desamor y los encuentros se convierten en un juego laberíntico interminable y seductor. Sí, sin duda, fueron textos reveladores y que marcaron una experiencia definitiva en mi relación con la lectura.

R: Creo que ‘Herido leve’ muestra una gran sensibilidad hacia los autores rusos, ¿la melancolía es también una de las heridas leves?

R: Por supuesto. ¿Quién cuando se adentra en las páginas de Turguéniev, Tolstói o Chejov, se no siente invadido por sus atmósferas melancólicas y de personajes sumidos en incertidumbres vitales? Creo que gran parte de la literatura decimonónica rusa marca la literatura europea posterior. Su influencia es muy notable. La tristeza de los personajes de Chejov, los vacíos existenciales de las obras de Turguéniev o los desequilibrios de las historias de Dostoievski son referencias ineludibles y que…, cuando uno se acerca como lector acaba salpicado de forma inevitable. Hay todo un capítulo, que llame ‘Lámparas rusas’, dedicado a escritoras y escritores rusos que, por un lado, forman parte de mi memoria lectora y que también estuvieron presentes como referencia cultural y social en un momento de nuestra sociedad. La literatura rusa forma parte de esa biografía intelectual y profesional que ha marcado mi vida y han dejado su huella.

P: Recuperar antiguos artículos y reseñas para que sean publicados como una “memoria lectora”, ¿satisface el ego o forma parte de un proceso evolutivo sobre la función lectora y crítica?

R: Creo que sería demasiado vanidoso y superficial llegar al lector con una propuesta tan básica. El libro no busca satisfacer mi ego ni me estima, busca la proximidad y la complicidad de un lector que interesado en las mismas cuestiones y preguntas que me hago al acercarme al hecho literario como escritor y crítico: ¿qué leemos?, ¿por qué leemos a determinados autores o autoras?,, ¿qué hace que la ficción nos atrape y nos arrastre a una nueva mirada sobre la vida, la realidad? Ésa es la propuesta original del libro, hacer un recorrido literario que abra preguntas y habilite la controversia y el intercambio de ideas. Inflar el ego es un artificio y un acto banal.

P: Borges decía que había una función estética en el acto de abrir un libro y que cada vez que se releía un texto tanto el lector como el libro iniciaban un nuevo intercambio, ¿la literatura transforma como acto iniciático y lector?

Eloy Tizón acaba de publicar ‘Herido leve’. (Foto-Lisbeth Salas).

R: ¡Sin duda! Borges es incontestable en esa aproximación al acto de leer y releer. La mirada cambia, la lectura cambia, siendo el mismo lector la respuesta a la nueva lectura indica cambios, nuevas preguntas y nuevos pensamientos. Sí, la lectura es estética y es transformadora siempre.

P: ‘Herido leve’ muestra en cada página el amor a los libros y el componente transformacional que ha vivido como lector, ¿había un deseo de compartir con el lector este hecho?

R: Sí, creo que sí. El libro nació con el deseo de ser un intercambio, un juego con los lectores y una manera de mostrar mi recorrido como lector y ensayista. ¿Qué he cambiado como lector y como persona a través de los libros? Pues sí…, creo que a lo largo de las páginas se pueden ver mis pulsiones como lector y mi evolución como persona que se ha acercado a los libros para difundirlos y darlos a conocer.

P: Muchas gracias Eloy por charlar con nosotros y darnos a conocer esta gran pasión por los libros y los secretos de esa memoria lectora.

R: (risas) Gracias a vosotros y que no nos falte la complicidad de leer y compartir ficciones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here