El Vitrall del MuVIM pone su atención al maltrato hacia la mujer con el trabajo de María José Marco

0
827

Este, sin duda, está siendo un año muy especial, marcado por la pandemia del Covid. Una de las experiencias más singulares fue el confinamiento domiciliario que todo el mundo vivió desde mediados de marzo hasta finales del mes de junio de 2020. Fue un experimento social sin precedentes que paralizó todo un país. Y supuso un desafío  psicológico para todos. Pero hubo un sector de la población que vivió aquella prueba de enclaustramiento con una angustia añadida: hablamos de las mujeres que se vieron obligadas a encerrarse en casa con su maltratador. Las cifras no engañan: solo en dos meses de confinamiento, a mitad del mes de mayo, las peticiones de ayuda por violencia de género durante el confinamiento aumentaron un 61%, tal como quedó registrado en el teléfono de ayuda a las víctimas de la violencia de género, el 016.

El MuVIM, museo dependiente de la Diputació de València, dedica cada mes de noviembre su Vitrall a concienciar sobre el problema de la violencia de género, y ha querido este año recordar a esas mujeres que, durante el confinamiento, vivieron la violencia en su propia casa sin poder escapar de su agresor. Y lo hace exponiendo un trabajo de la artista valenciana María José Marco, cuya obra quiere expresar —según sus propias palabras— “el miedo, la impotencia y la desesperación de una situación claustrofóbica», sentimientos sufridos por unas mujeres «ante un problema que pasaba a segundo plano por la pandemia”. María José Marco es licenciada en Bellas Artes por la Universidad Politécnica de València y ha dedicado la mayor parte de su actividad profesional a la pintura, la ilustración y la fotografía.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR  La Mostra Novembre Negre de Sagunt premiarà a Fernando León de Aranoa per la seua direcció de 'Loving Pablo'
El Mur del MuVIM expone la obra de La Nena.

Brutalidad silenciosa

Según Amparo Sampedro Alemany, comisaria de la exposición, “la brutalidad silenciosa de la obra de Marco es el espanto hozando una imagen sin rostro”, la del cuerpo desnudo y ensortijado de una mujer atrapada en cada recuadro de la vidriera. Una imagen que parte de una experiencia propia y dolorosa de la propia artista, que sin embargo no estaba relacionada con ninguna situación de violencia de género: simplemente “me visualicé desnuda, tirada en la cama y muerta de miedo”. Este no fue, como señala Amparo Sampedro, un problema que nació con el confinamiento, “antes de que el 14 de marzo cayera sobre nosotros”, sino que se exacerbó hasta límites no conocidos hasta entonces.

Palabras que liberan

La vidriera del vestíbulo del MuVIM y la obra de Maria José Marco se completa y complementa este año con la de la artista urbana La Nena, que ocupa el espacio —contrapuesto a la vidriera— del Muro del MuVIM, un lugar que el museo ha consagrado este 2020 a mostrar la obra de varios artistas urbanos valencianos. En este muro podemos contemplar el rostro enjaulado de una mujer, pero también las páginas abiertas de un libro del que brota una avalancha de pájaros que transportan la llave que puede liberarla.

La obra está en plena consonancia con la trayectoria artística de La Nena, quien, a pesar de que empezó a pintar en la calle el 2006, no fue hasta 2010 cuando empezó a tratar el tema del género en sus piezas, utilizando siempre unas imágenes sencillas y una paleta de colores restringida. Como sucede también ahora en el Muro del MuVIM, la obra de La Nena utiliza metáforas intuitivas e imágenes comprensibles para el espectador.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR  Chiva queda inmortalizada en el concurso de pintura al aire libre

A Glòria Tello, diputada del MuVIM, le parece todo un acierto que el Vitrall y el Mur del MuVIM sirvan este año “para llamar la atención sobre un aspecto de los tiempos que estamos viviendo que ha quedado un tanto marginado en la discusión pública, el de las mujeres que han sufrido la severidad del confinamiento con un plus de angustia. Siempre son oportunas las reflexiones artísticas sobre el problema crucial de la violencia de género”, afirmó, “pero ahora era más necesario que nunca insistir en que la pandemia del Covid ha agravado algunos problemas que nuestra sociedad todavía no ha resuelto satisfactoriamente”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here