El Teatro Talía recibe la obra ‘Copenhage’, una reflexión sobre la ética, la guerra y la ciencia

0
294

El escritor y dramaturgo británico Michael Frayn recibió en el año 2000 el Premio Tony a la mejor obra de teatro por ‘Copenhage’, una de las piezas más premiadas y representadas de los últimos años. Basada en un hecho real (la reunión entre el premio Nobel de Física Niels Bohr y su ex alumno Werner Heisenberg en plena Guerra Mundial) la obra nos sitúa en un debate moral y ético donde el compromiso personal y profesional se tambalea frente a las ideologías.

Con Emilio Gutiérrez Caba, Carlos Hipólito y Malena Gutierrez al frente del reparto, bajo dirección de Claudio Tolcachir, ‘Copenhage’ llega al Teatro Talía del 19 al 23 de febrero.

Una imagen de la obra.

La pieza narra el encuentro que tuvo lugar en 1941 en la capital de Dinamarca, ocupada por las tropas nazis, entre el científico danés Niels Bohr,  físico galardonado con el Nobel en 1922, y su ex alumno Werner Heisenberg, representante de los estamentos nazis, y enfrentados por la situación de sus dos países durante la Segunda Guerra Mundial. Maestro y discípulo, aquí interpretados por Emilio Gutiérrez Caba y Carlos Hipólito respectivamente, se enfrentan al problema ético del uso de los avances en física teórica para el desarrollo de armamento nuclear en el conflicto armado.

Todo son conjeturas sobre aquel misterioso encuentro, que algunos han querido ver como decisivo para que la balanza de la guerra se inclinase a favor de los aliados, impidiendo la creación de la bomba atómica por parte de los alemanes. Por razones que no están establecidas históricamente, estos dos gigantes de la ciencia mundial rompieron relaciones permanentemente después de este encuentro.

‘Copenhague’ es un ejemplo de teatro ‘de palabra’, ‘de actores’ y ‘de reflexión’, siendo una de las piezas teatrales más premiadas de los últimos años.

Todo son conjeturas sobre aquel misterioso encuentro, que algunos han querido ver como decisivo para que la balanza de la guerra se inclinase a favor de los aliados, impidiendo la creación de la bomba atómica por parte de los alemanes. Por razones que no están establecidas históricamente, estos dos gigantes de la ciencia mundial rompieron relaciones permanentemente después de este encuentro. Este distanciamiento causó gran revuelo en el mundo de la ciencia y produjo muchas especulaciones sobre sus razones. Esto es especialmente interesante desde el punto de vista humano ya que Heisenberg había sido el estudiante predilecto de Bohr. Por supuesto la obra tiene un trasfondo y un enfoque humanista en la relación entre estudiante y profesor.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here