El Museu de Prehistòria de València presenta la muestra temporal ‘Galaicos. Un pobo entre dous mundos’

0
848

Una exposición que parte de la tesis que el Nordeste peninsular era una región que se integraba en los circuitos comerciales que se abrían y se expandían desde el Mediterráneo.

Cartel del evento.

El Museu de Prehistòria de València, dependiente del área de Cultura de la Diputació, presenta, el próximo miércoles 27 de marzo, la exposición temporal “Galaicos. Un pobo entre dous mundos”, organizada por el Servicio de Turismo-Rias Baixas de la Diputación Provincial de Pontevedra. La muestra, comisariada por Antoni Nicolau y Rafael M. Rodríguez, une paisaje y patrimonio, poniendo en valor la cultural galaica mediante una selección de más de 60 objetos arqueológicos, fotografías e ilustraciones y está concebida como una muestra itinerante que viaja desde Madrid hasta Valencia para volver al Atlántico, como un símil de la confluencia de tradiciones culturales entre dos mundos, el Mediterráneo y el Atlántico.

Se trata de una exposición de divulgación, didáctica y explicativa, que combina objetos originales, réplicas, imágenes, ilustraciones, textos y recursos audiovisuales y que parte de la tesis que el Nordeste peninsular era una región que se integraba en los circuitos comerciales que se abrían y se expandían desde el Mediterráneo. Su posición central hacía de este territorio un lugar de confluencia de tradiciones culturales y gran actividad comercial.

Un espacio de confluencia entre el mundo atlántico y el mediterráneo

La historiografía arqueológica actual ha documentado que, ya desde el Bronce Final, el Nordeste peninsular, especialmente la zona de las Rias Baixas, estuvo integrada en circuitos de intercambio de largo recorrido. La fachada atlántica funciona bajo la misma tradición hasta el tránsito entre el segundo y primer milenio antes de Cristo, bajo la expansión Fenicia por todo el Mediterráneo. El comercio y contacto comenzaron a ser fluidos en el siglo V a. C., cuando el Atlántico se abre al Mediterráneo, intensificándose después del final de la Segunda Guerra Púnica, donde se convierte en una tierra conocida por su riqueza de recursos, especialmente mineros, que provoca el interés de Roma. La conquista de Roma conllevará una reestructuración social, económica y territorial que transformará Gallaecia para siempre. Este región alejada irá evolucionando, hasta convertirse en un gran espacio dinámico de donde saldrán un buen número de personajes de importancia política, cultural o religiosa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here