El hipopótamo de Bioparc Valencia, Gori, celebra su primer cumpleaños con una tarta ‘subacuática’

0
1454

Nacido durante el cierre del parque en periodo de confinamiento, ha sido uno de los animales más queridos por los visitantes desde la reapertura | Es toda una experiencia verlo interactuar junto a sus progenitores en el enorme acuario que ofrece la única visión subacuática de España de estos emblemáticos animales

Gori, el pequeño hipopótamo (Hippopotamus amphibius) de Bioparc Valencia, cumplió ayer 1 año y sus cuidadores quisieron que fuera un día especial. A la salida al recinto exterior y acompañado de sus progenitores, Raf y Rigas, Gori se ha visto sorprendido por una tarta “subacuática”. Preparada con todo el cariño y elaborada con deliciosa fruta y verdura, los especialistas del departamento de aguas y responsables de estas especies la han colocado en el interior del enorme acuario. Un acontecimiento extraordinario dentro de las actividades de enriquecimiento ambiental que disfrutan diariamente las diferentes especies del parque como parte del compromiso con el máximo bienestar animal.

El grupo de hipopótamos de Bioparc podemos encontrarlo en la mítica cueva de Kitum que recrea los hábitats de los grandes lagos y ríos africanos. Es el único lugar de España que ofrece una visión subacuática de estos “gigantes” conviviendo con diferentes especies de peces en una perfecta relación simbiótica y supone toda una experiencia de observación del funcionamiento de un ecosistema en peligro.

Esta fascinante especie está catalogada como vulnerable en la lista roja de la IUCN (Unión Internacional de Conservación de la Naturaleza) y su principal amenaza es la pérdida de hábitat. Su población se ha reducido dramáticamente y el 90% de los hipopótamos que habitaron África el siglo pasado ya han desaparecido. Este descenso amenaza los ecosistemas acuáticos de los grandes lagos africanos y, con ellos, la vida de numerosas especies acuáticas y peces.

Nacido en pleno confinamiento de la pareja de hipopótamos que residía en el antiguo zoo de Viveros, la llegada del pequeño supuso un soplo de alegría para todo el equipo del parque. Especialmente emotivo fue para uno de sus cuidadores que, como muchas familias esos días, había perdido a un ser querido. En la memoria de todos ellos el recién nacido recibió el nombre de Gori.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here