El alcalde de Xeraco tilda de “irresponsable e incompetente” a la Delegación del Gobierno por obligarle a abrir al tráfico todas las vías a la playa

0
4756
Uno de los accesos a la playa de Xeraco

Xeraco tiene tres grandes núcleos, el casco urbano, un gran polígono industrial y el núcleo urbano de la playa, separados entre si. El acceso a la playa del municipio se puede realizar por varias vías, que los vecinos y veraneantes conocen perfectamente.

Para poder controlar mejor el acceso a segundas residencias el consistorio decidió hace dos días cortar varias de esas vías, sin llegar a incomunicar nunca ninguno de los núcleos, para que de esa forma la policía local pudiera controlar mejor el tráfico y evitar el acceso a chalets y apartamentos durante la Semana Santa. El repunte de visitantes a pesar del estado de alarma es evidente en la playas valencianas y se quería evitar en la medida de lo posible.

En la jornada de ayer la Delegada del Gobierno, Gloria Calero, envió un escrito al alcalde, Avelino Mascarell, donde le instaba a la retirada de todos los elementos que cortaban estas vías en tan solo unos horas por no estar contempladas estas medidas en ningún lugar del Real Decreto del Estado de Alarma, y amenazaba con que su incumplimiento podría ser constitutivo de delito.

El consistorio de Xeraco acató la orden de la Delegación del Gobierno y emitió un comunicado donde aseguraba que “todas las medidas que hemos tomado desde el Ayuntamiento y cualquier iniciativa han sido para preservar la salud de cada uno de los vecinos de nuestro municipio. Hemos aprovechado todos los recursos que disponemos, y cuando no, hemos recurrido a otras vías: modistas para confeccionar máscaras, máquinas 3D para hacer pantallas, agricultores para desinfectar calles y ahora, recientemente, vallas para controlar el acceso de personas incívicas”, y añadía que “es imposible que con los efectivos de policía que disponemos, podamos controlar tres accesos en la playa, pueblo, polígono y todo el término. Hemos requerido la presencia del ejército después de una visita que nos hicieron de menos de dos horas y hemos sido ignorados. En la medida de nuestra capacidad hemos hecho lo que ha estado a nuestro alcance”.

Y es que Xeraco es un municipio de en torno a 6000 habitantes, y como muchos de ese tamaño cuenta con una plantilla de Policía Local que sólo permite tener una patrulla con dos agentes en cada turno. El refuerzo suele venir del cuartel de la Guardia Civil de la vecina Xeresa, pero no siempre hay patrullas disponibles.

Esto llevó a Avelino Mascarell a “dudar” de la capacidad de la Delegada del Gobierno “para dirigir cualquier organismo”, y añadió en el comunicado que lamentaba “no poder trabajar como es debido para garantizar vuestro bienestar por la irresponsabilidad e incompetencia del Gobierno de España”.

La medida ha creado un fuerte rechazo en la población de Xeraco, a pesar de no haber sido el único municipio en cortar vías de acceso a segundas residencias, ni tampoco el único en recibir una carta de la Delegación del Gobierno instando a levantar las medidas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here