Ecologistas y vecinos de Nazaret alertan del efecto nocivo sobre la salud de la ampliación del puerto y el nuevo acceso

0
1642

La asociación Per l’Horta, las plataformas El Litoral per al Poble y València per l’Aire, la asociación de vecinos de Nazaret y Acció Ecologista-Agró han criticado el aumento de contaminación que implica la ampliación de puerto y el acceso norte y han alertado de que atentan contra la salud, según ha publicado la agencia EFE y recogido diversos medios.

Han incidido en que proyectos como este que impulsan la Autoridad Portuaria de Valencia (APV), la Generalitat y el Ministerio de Fomento empeoran la calidad del aire en València y su entorno metropolitano, y contradicen la política estatal de lucha contra el cambio climático.

Por ello, solicitan al Gobierno y a la Generalitat “que renuncien a este nuevo proyecto megalómano, fáustico e innecesario de expansión portuaria, cuyas obras y funcionamiento tendrían consecuencias muy dañinas para la salud de la ciudad y de su área metropolitana”.

“Contrariamente València y el bienestar urbano necesitan que se dediquen las cuantiosas inversiones públicas proyectadas a la mejora del transporte público metropolitano, a la recuperación de la calidad ambiental del aire urbano de la ciudad, a la protección y recuperación agrícola y ambiental de la huerta y a su conexión con el litoral y el parque natural de L’Albufera”, han añadido en su comunicado.

La proyectada ampliación del puerto de Valencia y el acceso norte representarán un “inevitable aumento de la contaminación del aire de la ciudad”, en especial en los barrios de Nazaret, Cabanyal y Grau, ya que al tránsito de camiones pesados se sumarían actividades de las grúas, alimentadas con gasóleo, y el mayor tránsito de buques de mercancías y cruceros.

Han recordado que la propia APV estima que con el Acceso Norte al Puerto y la ampliación del puerto, el tráfico aumentaría hasta llegar a 9.000 camiones/día, con lo que en los próximos años subirán las emisiones contaminantes en la ciudad.

También hay que contabilizar el gran impacto de las emisiones generadas por las obras faraónicas implicadas en la construcción de una “autovía submarina”, sin olvidar su impacto en la alteración y destrucción ambiental sobre los agroecosistemas de la huerta, los ecosistemas del litoral y los metabolismos de los fondos marinos, e incluso sobre el Parque Natural de la Albufera.

Según los datos de la Agencia Europea de Medio Ambiente señalan al dióxido de nitrógeno y partículas finas (PM2,5) que emiten los motores diésel, predominantes en camiones, grúas, buques de mercancías y cruceros, como substancias cancerígenas causantes de cerca de 30.000 muertes prematuras anuales en España.

Las concentraciones de NO2 en el entorno del puerto (barrio de Nazaret) están por encima de los 40 microgramos/m3 , valor máximo recomendado por la OMS, han indicado.

Según la misma agencia estos daños a la salud humana cuestan a los Estados miembros de la Unión Europea entre 43.000 y 46.000 millones de euros al año.

Es decir, el conjunto de los daños económicos, ambientales y sanitarios, muchos de ellos irreversibles, que generarían el acceso norte y la ampliación del puerto de Valencia superarían por creces los beneficios económicos empresariales esperados.

Además, han considerado que ningún gobierno que tome en serio el cambio climático puede seguir optando por la ampliación de unos proyectos y actividades que “indudablemente aumentarán las emisiones de CO2 a la atmósfera y fomentarán el tráfico de mercancías por carretera en lugar de priorizar el transporte por ferrocarril”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here