Desarticulan una banda de narcos que operaba en Dénia, Benidorm, Altea, l’Alfàs del Pi, La Nucía y Villajoyosa

0
10625
Guardia Civil. Foto de archivo.

La Guardia Civil de Alicante ha desarticulado una banda de traficantes de drogas, principalmente hachís y marihuana, que hacía también envíos a países europeos, en una operación que se ha saldado con diez detenidos y tres investigados, todos ellos de ocho nacionalidades diferentes.

Las detenciones se han llevado a cabo en Dénia, Benidorm, Altea, l’Alfàs del Pi, La Nucía y Villajoyosa, lo que ha permitido desmantelar seis puntos de venta de droga al menudeo.

Los arrestados e investigados, de edades comprendidas entre los 22 y los 56 años, son de España, Rusia, Bélgica, Holanda, Italia, Noruega, Serbia y Marruecos, se conocían por residir en poblaciones cercanas y, supuestamente, se organizaron para distribuir droga entre los contactos que cada uno tenía. Tras pasar a disposición judicial, todos han quedado en libertad con cargos, según un comunicado del instituto armado.

 

La Guardia Civil de Altea comenzó el operativo

La operación se inició a raíz de un registro que la Guardia Civil de Altea realizó en un camión de transporte internacional, con itinerario  l’Alfàs del Pi-Noruega, donde se halló una maleta que contenía 2,5 kilos de hachís.



Los agentes comenzaron por investigar al remitente, un joven español de 28 años y de madre holandesa, residente en La Nucía, que habla varios idiomas, tenía un círculo de amistades bastante amplio y aprovechaba esas circunstancias para presuntamente vender droga al menudeo entre los extranjeros de su zona.

Incluso, algunos de esos contactos eran proporcionados por la madre, quien supuestamente le pedía dosis para sus amigos, según el comunicado del instituto armado.

El entramado se expandió al igual que “un negocio piramidal”, en el que los clientes se convirtieron a su vez en vendedores, formando nuevos clientes y creando nuevos puntos de venta, así hasta implicar a trece personas en esta actividad.

En un principio, para lograr grandes cantidades, contaban con unos suministradores ajenos: un holandés de 47 años residente en Dénia, y un belga de 26 años, vecino de Villajoyosa, que camuflaba sus macetas de marihuana entre el resto de plantas de un vivero.

 

Distribuidor a gran escala

Pero al crecer el negocio, el joven que inició el entramado quiso subir de nivel, autoabastecerse y ser él mismo un distribuidor a gran escala.


A partir de entonces decidió viajar a Marruecos junto a un amigo marroquí de 22 años para conseguir hachís, transportarlo, posiblemente en el interior de su cuerpo, e “internacionalizar” el tráfico de drogas haciendo envíos al resto de Europa.

Pero la Guardia Civil interceptó uno de esos transportes y, después de varios meses de pesquisas, desarticuló toda la trama.

En registros domiciliarios, los agentes se han incautado de dos vehículos, una motocicleta, varios teléfonos, tabletas electrónicas, una pistola de aire comprimido, cinco gramos de cocaína, tres kilos de hachís (en su mayoría bellotas de las que se insertan en el cuerpo para su transporte), 1,5 kilos de marihuana lista para su venta, 38 plantas de marihuana y efectos para el cultivo indoor.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here