Dénia implanta medidas y un plan integral de movilidad en bicicleta

0
449
Uno de los momentos de la rueda de prensa.

El concejal de Seguridad Ciudadana, Javier Scotto, ha presentado el documento de evaluación del sistema de bicicletas compartidas Deniabici y las propuestas para una estrategia integral de la bicicleta en Dénia, elaborado por City Comunicación urbana y la empresa Siete arquitectura más ingeniería. Este documento se puede descargar íntegramente en el siguiente enlace: http://www.denia.es/adjuntos/temp/bicidenia.pdf

Según ha explicado Scotto, en la evaluación se determina la inviabilidad del actual sistema de préstamo público de bicicleta debido a varias razones: 1. El dimensionado del sistema, tan sólo existen 6 estaciones, por lo que se precisaría un dimensionamiento de una estación por cada 300 metros, en un total de 25 estaciones (cuando en 2013 se perdió una subvención para esa ampliación). 2. Debido al nivel de uso muy bajo de tan sólo 5 usuarios al día. 3. Al no encajar el sistema de Deniabici con la redes de vías ciclistas; y por último, 4. Por el alto coste de mantenimiento y vandalismo, sin tener una repercusión en el usuario.

El documento de evaluación presentado también realiza un análisis de la red de vías para ciclistas. “De los 32 kilómetros de vías previstos por el PMUS, Plan de Movilidad Urbana Sostenible, en 2008, tan sólo se han ejecutado 2 kilómetros, que no coinciden con la red marcada en este plan”, ha explicado el concejal.

Sobre la red de aparcabicis, Scotto ha señalado que esta infraestructura es básica para la movilidad de las bicicletas, pues sin aparcamiento, no hay desplazamiento. Al respecto, ha mencionado que “debemos cumplir con las condiciones técnicas necesarias, ubicación atractiva y próxima a puntos de interés a la hora de instalarlos”.

El concejal también ha aprovechado para dar los datos de la encuesta del uso de la bicicleta que se realizó en la primavera de 2018. Se realizaron 652 encuestas, tanto en campaña en internet como en la calle, poniendo de manifiesto: un grado bajo de satisfacción de la movilidad en bicicleta; la bici pública tan sólo se usa para ocio y de forma esporádica, no para el desarrollo del desplazamiento cotidiano; el 82% de los residentes tienen bici propia, y el 89.7% de segundos residentes, hacen uso de la misma; y por último, los usuarios demandan más carriles bicis, conectados entre sí, garantizando mayor seguridad.

Scotto ha resaltado que “a partir de los datos de la evaluación, tenemos como objetivos normalizar el uso de la bicicleta, potenciar la coexistencia de la movilidad en bici con el resto del transporte, desarrollar una estrategia integral que evite la realización de acciones descoordinadas y aisladas, y establecer una movilidad ciclista que cambie las condiciones actuales que no son las mejores”.

Para ver las noticias más destacadas de hoy, pincha aquí

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here