Cristina Villanueva: “En el movimiento feminista es importante sumar apoyos”

0
199

La periodista barcelonesa debuta en la literatura con su ensayo ‘Desplegando velas’.

Villanueva en el acto de presentación de ‘El Currículum Oculto’, en la Fundación Cañada Blanch.

Invitada por el Grupo British School Alzira, Xàtiva y Gandía para presentar la iniciativa ‘El Currículum Oculto a Examen’, una serie de actividades con las que visibilizar los prejuicios, actitudes y valores que afectan a la percepción que los niños y niñas tienen de sí mismos, la popular y reconocida periodista Cristina Villanueva visitó Valencia para dar a conocer, dentro de la propuesta pedagógica del grupo educativo, su libro ‘Desplegando velas’ (Espasa, 2019).

Planteado como un ensayo y una reflexión coral, Villanueva habla con varias mujeres relevantes del deporte, la cultura, la ciencia, la política…, sobre las diversas formas del machismo y su efecto sobre el universo de la mujer. De igual modo, el libro, es una puerta abierta a que las mujeres confíen sí mismas y rompan las etiquetas, prejuicios y definiciones que aún perduran en el modelo social, algo que la autora vindica en su texto.

Cercana y luciendo una sonrisa que invita al diálogo, Cristina Villanueva muestra una espontaneidad y simpatía que por momentos hacen olvidar que conduce y dirige los informativos del fin de semana de La Sexta.

Pregunta: En primer lugar, felicidades por este libro y…

Cristina Villanueva: (sonriendo) ¡Huy!…. Bueno…., gracias, muchas gracias.

P: Y…, comentas en ‘Desplegando velas’ que durante el proceso de escritura te sentías como una intrusa, como quien sufre el síndrome de…

Portada del libro.

C.V.: …Sí, sí, de la impostora. Sí, sí.

P.: Pero, ¿qué te hizo pensar que hacías una injerencia en un territorio como la escritura para sentirte una impostora?

C.V.: (vuelve a sonreír) ¡Claro!… Pues… Fíjate, es curioso como en las mujeres nos restan cosas que a los hombres le sumarían, ¿no? El hecho de ser una profesional de la comunicación, reconocida simplemente por estar en la televisión, en mi fuero interno a mí me resta. Entonces me siento doblemente intrusa en el tema de la literatura ¿no? Para mí un escritor es lo más (ríe). Son una gran lectora, una lectora voraz y…, fíjate que idolatro a muy poca gente pero siento una gran admiración por los escritores, entonces, de repente…, escribes un libro y, en un momento dado la editora dice: ‘ya eres escritora’, y digo no, no, no.  Es esa sensación de que esto es algo como muy grande y que no me lo merezco, porque es así…, es esa sensación de que no me lo merezco, ¿sabes?, y que tenemos muchas mujeres de que…, sí tienes talento pero…, solo un poco, un poquito. A mí eso me resta como mujer y…

P.: Sin embargo, tenías un mensaje, un punto de vista sobre el feminismo para poner en la mesa, ¿sí?

C.V.: Totalmente. Es más, yo, a veces lo leo y me sorprendo y me digo: “¡ostras, que lo he hecho yo! (sonríe). Mira, tengo una amiga que me dice: ¡qué los has escrito tú, que venga, que pa’rriba que es tuyo! Es, como te decía, esa sensación de que como nos han dicho siempre que no valemos o que valemos la mitad, y que hay que trabajar el doble, el triple y que tal, pues…, como que no sabes, entonces…, a mí me resta esa sensación de que, ¡claro!, como ya tengo una imagen de comunicadora pues…, me lo publican por eso y no porque valga la pena, ¿sabes? Entonces dice, ¿pero cómo haces eso contigo misma?, ¿entiendes?

P.: Te boicoteas.

C.V.: ¡Claro! ¡A ti misma boicoteándote! (ríe) ¿Pero qué haces? Entonces…, estoy desplegando velas, va de eso, de…, ¡deja de boicotearte que tú vales mucho! (ríe abiertamente)… Y…, cuando digo tú, no me refiero a mí, sino a muchísimas mujeres que tienen mucho talento y…, lo tienen escondido y tapado por todas esas barreras (baja un poco el tono de voz).

P.: Tú libro, si bien es bastante autoreferencial, aborda el tema del feminismo y sus propuestas pero… Se da el caso de que en Latinoamérica, bajo el lema feminista de: ‘Ni una menos’, toma distancia de la corriente estadounidense del MeToo. Las mujeres argentinas, uruguayas, chilenas, bolivianas…, no se ven representadas ni ideológica ni intelectualmente conectadas con el movimiento MeToo ya que sus filosofías discrepan. España, al menos, abraza más la corriente latinoamericana pero…, a veces las propuestas se solapan, ¿Qué opinión te merece este hecho?

Villanueva debuta en la escritura con el ensayo ‘Desplegando velas’.

C.V.: Sí, muy interesante lo que dices. Yo creo que el feminismo suramericano ha relanzado mucho las literatas, que fue un movimiento espectacular consiguiendo hitos que aquí no hemos conseguido. Para mi es fenomenal, de hecho, aquí salido el manifiesto de los intelectuales que, yo creo, está inspiradísimo en el de Suramérica.

P: Sí, mucho más interesante y profundo que la propuesta del MeToo.

C.V.: ¡Mucho más! ¡Claro que sí! Al final el MeToo viene de un modelo muy americano, efectivamente, muy de éxito, de mujer muy visibilizada, afamada y con planteamientos intelectuales distinto al de mujeres menos expuestas o invisibles a los medios.

P.: Si bien la propuesta del MeToo no abraza las proclamas de Simone de Beauvoir, tampoco pone la voz a la mujer que a pie de calle intenta ganarse un espacio en la sociedad., el trabajo, la familia…,

C.V.: ¡Claro! Faltan muchas voces en el MeToo. Faltan muchas mujeres representadas, una barbaridad de mujeres y…, de hecho, el movimiento MeToo ha sido muy criticado. Se le han visto todas las aristas que tiene o que no tiene. Yo creo que todo suma y…, creo que en España se ha unido muy bien porque aquí hemos tenido el ‘Yo sí te creo’. Hemos tenido el MeToo pero hemos tenido el ‘Yo sí te creo’ que es mucho más nuestro  y mucho más representativo de la mujer de aquí, de la mujer de esta sociedad.

P.: Creo que el ‘Yo sí te creo’ suma más y tiene un valor y un fondo más profundo que el MeToo.

C.V.: Sí, eso es. Creo que sí. Efectivamente son movimientos distintos porque, socialmente a lo que mueve son distintos pero que todos están englobados en el feminismo. Yo no descartaría a ninguno, en serio, yo voy sumando y en el movimiento feminista es importante sumar apoyos aunque hayan diferencias y…., cuando sumar apoyos me refiero a hombres y mujeres.

P.: … Solo preguntaba la diferencia porque a nivel de pensamiento las raíces y los movimientos sociales no siempre coinciden y el MeToo focaliza a mujeres de éxito.

C.V.: Sí, sí, y tienes toda la razón. Estoy totalmente de acuerdo. El MeToo es muy americano y nace de actrices denunciando el acoso y…, mi libro va un poco… Yo siempre digo: el libro no prende sentar cátedra, ¿por qué? Porque falta mucha representación de mujeres. Este es un libro para mujeres…, mujeres blancas, y como digo yo, de clase media, de la Europa Occidental o sea…, es que no…

P.: Sin embargo, en tu libro, hablas con mujeres que han triunfado en sus carreras, y comentan sus avatares, pero que son menos conocidas o sin la carga mediática que las mujeres…

C.V.: …¡Claro! Menos conocida que una actriz de Hollywood o de gran popularidad televisiva. Fíjate que las actrices de Hollywood llegan a todos lados pero creo que, para mí, era importante encontrar a referentes españolas. Sí, españolas. Referentes cercanas a nosotros, que todos conocemos, y que la grandeza, de alguna manera, del libro es que cuentan muchas verdades. Para mí, lo más importante cuando yo hablaba con ellas para la entrevista, era la cercanía, la proximidad. Iciar Bollaín ya no vive en España, aunque pasa grandes períodos aquí, vive en Edimburgo, entonces yo me planté allí y le dije: “no quiero una entrevista por Skype. Es que yo te voy a contar muchas verdades mías y quiero que tú hagas lo mismo” y…, eso solo se consigue con la piel. Yo le dije: “no tengo prisa, cuando tú quieras yo me planto allí y hablamos” y…, sí, cogí un billete, me fui para allá y así fue, ¿sabes? Creo que, realmente, el éxito no es que las mujeres sean más o menos reconocidas sino que cuentan muchas verdades. Esa era mi condición. Mi condición era que se desnudaran con sus vidas. Yo tengo la entrevista con Laia Sanz en la que ella me cuenta muchos off the record que no salen en el libro. Tengo muchos off the record que no salen el libro y que yo respeto. Las mujeres que salen en el libro han mostrado han gran sinceridad.

P.: También vuelcas pasajes de tu vida desagradables e incómodos que van mostrando, desde tu juventud, cómo has ido madurando y enriqueciéndote como mujer y como persona. Supongo que habrá sido terapéutico y habrá desvelado esa evolución.

C.V.: (sonríe) Sí, sí. Mira, el libro tiene un principio y un final. El último capítulo se titula ‘Desplegando velas’. El libro es un proceso vital entonces…, tiene un principio y un final en serio, ¿no? Y…, el final es maravilloso porque…, es el final del libro pero es el comienzo de otras muchas cosas. Es, tal y como tú dices, el reconocer algo, el buscar las palabras, porque el lenguaje es muy importante, de hecho, en la segunda edición, he cambiado algunas cosas. Por ejemplo, en el libro siempre hablo del síndrome del impostor y nunca digo el síndrome de la impostora y lo cambio cuando me refiero a mí.

P: Otro tema para hablar es el lenguaje inclusivo y te confieso que tengo mis más y mis menos.

C.V.: Yo también tengo mis pequeños debates con el lenguaje inclusivo pero…, para mí, el libro intenta poner el nombre a las cosas, porque el nombre (y hace una brevísima pausa), el nombre en nuestro cerebro marca la diferencia. Es el lenguaje el que nos hace seres humanos, el lenguaje lo es todo. Para mí, el trabajo de poner nombre era un primer paso, entonces está todo ese proceso de identificar, buscar nombre, analizar con pensamiento crítico y concluir y decir, “¿qué voy  a hacer a partir de ahora?” y… Eso genera una revolución personal de cambio que, espero, conlleve a una revolución personal de cambio a otras mujeres y hombres (ríe).

P.: Que sea contagioso.

C.V.: Sí, sanamente contagioso.

P.: Cristina, ha sido un placer charlar contigo y enhorabuena por tu ensayo.

C.V.: El placer ha sido mío y muchas gracias por darme la oportunidad de hablar sobre ‘Desplegando velas’ porque…, más que una entrevista ha sido una charla muy, muy, agradable.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here