¿Cómo será mi vida a partir de ahora?

0
629

Esta es una pregunta que se está haciendo mucha gente. Se habla en los medios de comunicación de “la nueva realidad” porque aparentemente, por lo menos durante un tiempo, las cosas no serán como eran antes de esta crisis. Y siempre que estamos ante un momento de cambio es normal sentirnos intranquilos porque no sabemos qué nos depara el futuro, no lo tenemos bajo control.

Así en el plano sanitario, la situación continua siendo preocupante. El peligro de contagio sigue ahí y no sabes por donde puede aparecer. Como me decía una persona mayor hace poco: si fuera un avión que te va a bombardear sabes por dónde viene y que hacer. Pero aquí no sabes por donde acecha el peligro ni cuándo va a salir y eso da mucho miedo. ¿QUÉ HACER? Confiar en los expertos, seguir sus recomendaciones al pie de la letra y no adelantarnos al futuro.

En el plano académico parece que el sistema que reinaba tampoco se va a recuperar. Las clases con más de treinta personas, sentadas muy juntas, atendiendo las palabras del profesor, tampoco parece viable a corto plazo. Pero también es cierto, que ese sistema no estaba dando los resultados deseados. Los alumnos estaban desmotivados de cara a ese modo de aprender y con esa actitud arrastraban a los profesores que no acababan de arrancar con otros modos de transmitir los conocimientos. El covid-19 igual es la oportunidad para acelerar este proceso. ¿QUÉ HACER? Esperar a ver cómo se desarrollan los acontecimientos para diseñar cómo será el próximo curso académico.

En el plano laboral son muchas las personas que han perdido su empleo; también hay multitud de pequeños negocios que van a tener dificultades; el sector turismo, una de nuestras principales fuentes de ingresos, va a ser también uno de los más afectados; incluso los salarios públicos es posible que acaben teniendo recortes para compensar el desvío inusual de fondos que se está dando. ¿QUÉ HACER? Igual ahora tiene más sentido que nunca la palabra reinventarse, en el sentido de adaptar nuestros negocios y empleos a los nuevos tiempos o cambiarlos por otros más acordes a las necesidades. Y es posible que el covid-19 nos dé el empujón que nosotros no nos atrevíamos a dar. Por tanto cabe reflexionar y esperar.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR  La Guardia Civil desmantela un clan familiar en Tavernes de la Valldigna, Gandia y Simat

En el plano social, la forma de relacionarnos tradicional ya estaba siendo afectada por las nuevas tecnologías. La gente usaba menos el cara a cara en favor de las redes sociales y eso no se estaba viviendo como una tragedia, sino como un cambio. Desde esa perspectiva hemos de agradecer el hecho de que una buena parte de la población ya estuviera familiarizada con ese modo de comunicación. El resto tendrá que adquirir ahora las habilidades necesarias para poder así estar en contacto con los seres queridos. ¿Y QUÉ HACER CON LOS ABRAZOS Y LOS BESOS? De nuevo nos toca aprender a esperar hasta que podamos recuperar el contacto físico de nuevo y, eso sí, no desperdiciar a partir de ahora la oportunidad de demostrar afecto a los seres queridos.
Finalmente en el plano lúdico, las válvulas de escape que teníamos, igual no nos sirven durante una temporada: ir al cine, de viaje, a un concierto o de copas, es posible que no podamos disfrutarlo del mismo modo ¿CÓMO SERÁ A PARTIR DE AHORA? Diferente, pero no tiene por qué ser peor. Habrá que ir averiguándolo poco a poco.

Resumiendo, estamos en una época de cambio e incertidumbre. En este preciso momento sabemos cómo era el ayer pero no sabemos aún cómo será el mañana. Aprendamos a esperar con una actitud proactiva, tomando conciencia de los cambios que se están dando y cómo podemos encajar en ellos y viviendo el momento presente más que nunca.

“Si me aferro al pasado, el presente se me hará difícil y el futuro parecerá imposible”.

CONTACTO

alicia.faus@serem.es
669157033
962876573

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR  Me marco objetivos que dirijan mi vida

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here