Comienza el juicio del Caso Emarsa

0
964

El juicio por la pieza principal del ‘Caso Emarsa’, que investiga las irregularidades en la gestión de la depuradora de Pinedo de Valencia, comienza hoy, martes 2 de mayo, tras el aplazamiento del pasado mes de marzo. La Sección 1ª de la Audiencia Provincial de Valencia ha previsto 93 sesiones, por lo que la vista oral se prolongará hasta el mes de diciembre.

El calendario elaborado por la Sala establece los tres primeros días para resolver cuestiones previas. Por tanto, la declaración de los acusados dará inicio el 9 de mayo y se prolongará durante 11 sesiones. El Tribunal prevé además tres días para resolver posibles incidencias o demoras.

El 6 de junio empezarán las comparecencias de testigos, que superan los 200, para las que se reserva el mayor número de sesiones, 56 más cuatro días para posibles incidencias.

Posteriormente, el 14 de noviembre comenzarán las declaraciones de peritos, que se prolongarán durante 6 sesiones.

Finalmente, la exposición de conclusiones e informes está prevista para el 27 de noviembre y se prolongará durante 10 sesiones

El juicio iba a celebrarse inicialmente en la Audiencia Provincial de Valencia el pasado mes de marzo, pero se aplazó a petición de las defensas de cinco de los acusados que pidieron más tiempo para estudiarse la causa porque habían sido designados poco tiempo antes del inicio de la vista.

Este fue el segundo aplazamiento, ya que la vista iba a empezar el 2 de noviembre de 2016, con la ausencia de uno de los acusados, el empresario José Ignacio Roca Samper, huido de la Justicia desde el inicio de la investigación y sobre el que pesaba una orden de busca y captura desde enero de 2012.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR  Siete nuevos positivos por COVID-19 en el Área de Salud de Gandia

El fugado fue detenido en Moldavia en julio de 2016, tres meses antes de día señalado para el inicio del proceso, que se suspendió para que el Juzgado de Instrucción número 15 practicara una instrucción complementaria.

En la pieza principal del “caso Emarsa” hay 25 acusados por delitos de malversación de caudales públicos, cohecho, blanqueo, prevaricación administrativa y falsedad en documento mercantil, entre ellos, exdirectivos de Emarsa, de Emshi (Entidad Metropolitana de Servicios Hidráulicos), de Epsar (Entidad Pública de Saneamientos Residuales) y varios empresarios.

 

Arranca en 2010

En julio de 2010 se decidió liquidar Emarsa porque se encontraba en quiebra. Pero la disolución reveló que existía un agujero de 17 millones de euros, por lo que se abrió una investigación judicial para el periodo comprendido entre 2004 y 2010 descubriéndose numerosas irregularidades que llevaron al juez instructor a imputar inicialmente a 16 personas, entre ellas el presidente de la empresa durante ese tiempo, Enrique Crespo -alcalde de Manises (PP) y vicepresidente de la Diputación de Valencia-, por malversación, estafa continuada y delitos societarios.

La investigación judicial destapó que los gestores de Emarsa pagaron presuntamente cantidades millonarias por servicios y suministros inexistentes -unos 40 millones de euros pagados a unas 35 empresas, algunas de ellas vinculadas a directivos de Emarsa- y que además cargaban a la empresa sus compras de artículos de lujo, comidas en restaurantes, viajes al extranjero con toda su familia alojándose en hoteles de cuatro y cinco estrellas, compras en supermercados, etc. por un total de más de un millón de euros. Se calcula que el fraude total podría superar los 30 millones de euros. Asimismo se descubrió que los directivos cobraban sueldos millonarios y que se pagaron salarios a personas que sólo pasaban por la empresa a cobrar -una de ellas un concejal de Urbanismo del Partido Popular de Moncada, y otra exportavoz del PP de Benetúser-.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR  ThyssenKrupp invertirà 25 milions d'euros en la planta de Galmed a Sagunt

El gerente Estaban Cuesta, por su parte, ingresó en sus cuentas 250.000 euros en efectivo entre 2005 y 2009 que sacaba en cajeros automáticos según la instrucción.

El 2 de febrero de 2012 Enrique Crespo anunció que dimitía de sus cargos de alcalde de Manises y de vicepresidente de la Diputación de Valencia, a causa del escándalo del caso Emarsa. Unos días antes el juez instructor había fijado una fianza “solidaria y conjunta” de 25 millones de euros para Crespo, como expresidente de Emarsa, y para el exgerente Esteban Cuesta por la presunta malversación de fondos públicos.

El 11 abril de 2012 el juez imputó a Ignacio Bernácer, jefe de explotación de la empresa pública de la Generalitat responsable de financiar y supervisar a las depuradoras valencianas. El juez también imputó a José Juan Morenilla quien hasta el verano de 2011 había sido gerente de Epsar. La acusación contra los directivos de Epsar se basó en la declaración de dos de los principales implicados que afirmaron que Bernácer y Morenilla integraron una trama para saquear a Emarsa fijando un precio desorbitado por el tratamiento de los lodos de la depuradora de Pinedo y el sobrecoste luego se lo repartían con Enrique Crespo y Esteban Cuesta.

El 4 de julio de 2014 la Fiscalía presentó su escrito de acusación en el que solicitó 14 años de cárcel para Enrique Crespo, José Juan Morenilla e Ignacio Bernácer, y 12 años para Esteban Cuesta.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here