Cheste pone el broche final al concierto de Navidad de las corales Cantábile y Vicent Ribes con el tradicional villancico

0
802
Uno de los momentos del Villancico de Cheste.

Cheste disfrutó este pasado domingo del concierto de las corales Cantábile del municipio y Vicent Ribes de Turís en la Iglesia San Lucas Evangelista. Bajo la batuta de Marta Mármol, las voces de las corales interpretaron un programa navideño muy animado que terminó con el Villancico de Cheste, representado por un grupo de ocho bailarines, con el acompañamiento de cuatro músicos al piano y las cuerdas.

“Hemos preparado el concierto con mucha ilusión porque al repertorio de los clásicos villancicos se suma el nuestro, el Villancico de Cheste, que gracias a la implicación de los cantantes, los bailarines, los músicos, el Ayuntamiento y el taller de corte y confección, se va a poder representar de nuevo como antiguamente”, explicaba Rosa Hoyo, presidenta de la Coral Cantábile, antes de comenzar el concierto. “Todo empezó por iniciativa de Maruja Fortea, que ha conseguido conectarnos a todos, y a partir de ahí hemos funcionado como un engranaje perfecto”.

La representación del villancico tuvo lugar a la salida de la iglesia, donde un gran número de vecinos formaron un corro alrededor de cantantes, bailarines y músicos. “Durante los últimos meses nos hemos estado reuniendo una vez por semana para aprendernos los pasos”, explican desde el grupo baile, “para ello ha sido clave la memoria de Rosa Alemany, que ya lo bailaba en sus inicios y que nos ha ido explicando la coreografía con la ayuda de una grabación del Nodo de los años cincuenta”.

Cuando nació el Villancico de Cheste, compuesto por Enrique Ortí y coreografiado por Isabel Tarín, éste comenzó representándose en concursos regionales y llegó a ciudades como Madrid y Malága, e incluso a Roma. “Lo que me ha pasado a mí con el villancico es que, durante todos estos años en los que se dejó de bailar, cada vez que lo escuchaba me veía en situación, recordaba aquellos tiempos y podía bailar cada uno de los pasos en mi cabeza”, explica Alemany, “así que he ayudado a estos jóvenes todo lo que he podido y la verdad es que han aprendido muy rápido y lo han hecho muy bien”.

Las bailarinas lucieron los trajes de chestana de la época, formados por una falda fruncida estilo pañal, conocida como “falda de las tres rayitas” y un corpiño ajustable, elaborados por el taller de corte y confección de Cruz Sacedón, a iniciativa de la Concejalía de Cultura.

Finalmente, la representación del villancico se tuvo que repetir ante la aclamación de los vecinos. “Estoy muy emocionada y no sólo por esto, sino por todo lo que va a venir después: la jota, la ronda, la Danza del Ramo, esto no se acaba aquí”, apuntaba Maruja Fortea al finalizar el acto.

Los interesados en aprender y en colaborar en la representación de las danzas tradicionales chestanas pueden acudir al Tourist Info o contactar con cualquiera de los implicados. “Queremos que este grupo continúe y para ello intentamos adaptar los horarios de las reuniones y ensayos para que pueda participar cuanta más gente mejor”, explican desde le grupo de baile, “sobretodo esperamos que esa gente que sabe tocar la guitarra, el laúd o la bandurria, no se lo piense más y se implique, ya que para el resto de danzas se necesita un rondalla y, por su puesto, hacemos un llamamiento a los más jóvenes para que estas danzas no se dejen de bailar con el paso del tiempo”.

Para ver las noticias más destacadas de hoy, pincha aquí

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here