Arcadi Espada habla de Camps

0
3049

Entrevistamos al autor del libro Un buen tío, en el que Arcadi Espada habla de Camps

Licenciado en periodismo por la Universidad Autónoma de Barcelona, el autor, es un profesional de sólida formación, infatigable búsqueda de la verdad y evidente valentía a la hora de contar lo que investiga, lo que descubre, o simplemente, piensa.

Foto: Javier Furió
Foto: Javier Furió

En este libro se atreve a desvelar la campaña de difamación que el principal periódico de difusión nacional orquestó contra el que fuera Presidente de la Generalitat Valenciana.

La entrevista:

Pregunta: En el tono del libro parece Usted indignado, ¿es esa su principal motivación?

Arcadi Espada: En efecto, ese es un argumento que me impulsa a escribir. Dicen que muchos de mis libros y artículos nacen de la indignación y es verdad, creo que eso te ayuda, las palabras acuden de forma más fácil. Pero esto es un ejercicio normal en mi trabajo. Un periodista debe ser alguien capaz de defender al débil frente al poderoso. El periodismo es una institución de la ciudadanía, de la sociedad, no del poder.

Foto: Javier Furió
Foto: Javier Furió

Pr.: Francisco Camps era inocente…

A. Espada: Así fue la sentencia.

Pr.: ¿Y eso restituyó su dignidad?

A. Espada: No. Eso es lo que explico en el libro. Se publicaron 169 portadas proclamando la culpabilidad de un hombre que era inocente. Así es como la prensa, lo que llamamos la postverdad, liquida a un hombre.

Pr.: Después de la sentencia, ¿se ha hecho algún tipo de autocrítica en el periódico, se ha presentado alguna dimisión, esto es normal en todo el Mundo?

A. Espada: No, no se ha hecho autocrítica. Y puede volver a pasar que contra un hombre o una institución aparezcan publicaciones periodísticas que atenten contra el honor. Pero eso pasa en todo el Mundo. En unos sitios más que en otros, desde luego. Depende de cómo se entienda la libertad de prensa. En Rusia pasa menos que en EEUU y aquí menos que en Italia, por ejemplo.

Pr: Y por qué Camps? Por ser del PP, por ser católico practicante, por su éxito electoral,…?

A. Espada: Sí, sí. Todo eso. Lo ha dicho usted muy bien. Todo eso, pasado por la batidora, más una cierta conspiración política o judicial, pero sobre todo una mala praxis periodística. Es uno de los problemas de nuestro periodismo. A menudo, es mucho más importante la labor del periodista que su cualificación. Esta profesión la ejercen muchas personas no suficientemente formadas.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR  L'Ajuntament de Cullera neteja mig miler de camps abandonats

Pr: ¿Quiere decir que si un periodista miente o se equivoca no pasa nada?

A. Espada: Los periodistas en todo el Mundo pagan por sus errores mucho menos de lo que paga un político u otro profesional. Alguno puede perder su trabajo, pero no es lo habitual. La protección que tiene un periodista es mucho mayor que la que tiene un arquitecto, un médico o un político. A un arquitecto lo pueden llevar a juicio porque se caiga una pared, pero a un periodista es mucho más difícil.

Foto: Javier Furió
Foto: Javier Furió

Pr: Además de errores, ¿hubo intención decidida en destruir la reputación de Camps con las informaciones que se vertieron?

A. Espada: Es una pregunta difícil de responder. Es cierto que los errores terminaron convirtiéndose en una cadena, pero es difícil distinguir entre la voluntad y la inercia Yo tengo una discrepancia con el Sr. Camps sobre el tema. Él cree que se todo se debía a una conspiración. A mi modo de ver. todo es una conspiración de la pereza, del mal trabajo. Y es verdad, pues cuando uno trabaja a favor de sus convicciones, cuando estás escribiendo algo en contra de alguien a quien odias, por ejemplo en contra de Camps, como sucede en la prensa de izquierdas, va cuesta abajo y no presta atención a la necesidad de ser preciso, cuidadoso, veraz…, bueno va! si me equivoco, no pasa nada, es Camps…, sin embargo, cuando uno debe escribir a favor de alguien que le repugna, va con más cuidado, no vaya a ser que escriba algo que le favorezca. Así dependiendo de si se escribe a favor o en contra de sus convicciones el cuidado es muy diferente.

Pr: Pero los periódicos están muy comprometidos por quienes los financian, con sus lectores, y eso puede influir en los periodistas.

A. Espada: Sí, pero eso le pasa a cualquiera. En todas las profesiones y eso no justifica que se hagan mal las cosas. Un periódico siempre es de alguien, pero no por eso puede decir lo que le dé la gana.

Pr: Compruebo, al leer el libro, que incluye algún comentario sobre Catalunya que me invita a pensar que lo ha estado redactando durante los últimos meses ¿qué le parece la situación catalana que vivimos ahora?

A. Espada: Bueno, he escrito y he hablado ya tanto sobre Catalunya que se me ocurren pocas cosas nuevas. De todas formas lo que ocurre es tan surrealista que refleja la realidad de una sociedad muy complicada.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR  Elévate
Foto: Javier Furió
Foto: Javier Furió

Pr: Parece que nuestra sociedad está más fracturada, en Catalunya entre independentismo o anti-independentismo, en España en izquierdas o derechas, ¿cree que esto desembocará en algo dramático?

A. Espada: No. Ahora ya hay muchos colchones que nos protegen de eso… las convicciones democráticas, incluso la situación económica. No. Una cosa es defender unas ideas y otra jugarse la vida o el trabajo, o tan sólo el patrimonio, por ello.

Pr: Usted impulsó otra forma de hacer política en una iniciativa ciudadana, junto a Albert Rivera y Albert Boadella, ¿Siguen siendo sus amigos?

A. Espada: Albert Boadella, es muy amigo… es mi amigo. Con él trabajo en muchas cosas cada día.

Pr: Volviendo al tema de Camps, a pesar del tiempo transcurrido en que ya no es presidente, la oposición continúa persiguiéndolo con continuas querellas.

A. Espada: Es que el sr, Camps es como un sidoso. Su inmuno-deficienca es tan evidente que está por los suelos, que cualquier pequeña gripe se le convierte en una neumonía. Es un objetivo fácil.

Pr: ¿Cree que con este libro recuperará el prestigio que no debió perder por aquel caso?

A. Espada: Bueno esa es una de las razones morales que me han impulsado a escribirlo.

Pr: Por último, Usted se ha atrevido a enfrentarse al grupo mediático más importante de nuestro país, ¿no teme las consecuencias?

A. Espada: La única consecuencia que espero es que el libro se venda mucho y que los lectores me den la razón en los temas que expongo.

 

El libro

Un Buen Tío

Arcadi Espada. Editorial Ariel (grupo Planeta)

Ensayo. 474 páginas

Durante años, he leído con respeto, a veces con placer, muchos libros de los que después debía hablar. A algunos de los llegados a nuestra redacción que nunca los hubiera elegido entre los expuestos en una librería, sin embargo, después resultaron interesantísimos. He aprendido, pues, a respetar la palabra escrita, a leer entre líneas la tensión, el propósito de quien escribe, y el contenido, más o menos oculto, del mensaje. Pocas veces, sin embargo, me he enfrentado con la misma atención y espíritu crítico a la prensa escrita, a los periódicos. Por lo que veo, debería hacerlo, deberíamos hacerlo todos, más veces.

Es lo que hace el autor con las 169 portadas y páginas que siguen, sobre el que fue llamado “caso Camps”. Sé que este libro se ha terminado de escribir de manera impulsiva y con trabajo sin descanso durante los últimos meses de 2017. ¿Por qué lo escribe después de tanto tiempo del caso?, no me importa. ¿Cuál ha sido la gota que colmó el vaso de su indignación?, tampoco. Nada en el mundo obligaría a escribir este libro a Arcadi Espada sino el rechazo ante un comportamiento escandalosamente negligente del ejercicio del periodismo. Periodismo que el valora por encima de todo, y que hoy necesitamos ejercer verazmente más que nunca.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR  Tres detinguts a Xàtiva sospitosos de realitzar robatoris amb força a camps de la zona

Inicia el libro con un relato breve del encuentro que mantuvo con el expresidente en un conocido restaurante del centro de Valencia. Le da la oportunidad de contar en primera persona lo que le pasó.

También incluye la carta que antes de publicar el libro le envió al redactor del periódico El País, responsable de las publicaciones. Sin respuesta.

Después empieza a demoler, una a una, cada portada de las 169 que a lo largo del caso publicó ese periódico. Las encontrarán reproducidas. Es un trabajo brillante, elocuente, exacto. Cada mentira es desmenuzada sin lugar a engaño. Cada información tendenciosa es descubierta, desenmascarada por una pluma que no tiene piedad. Los que entonces leíamos aquellas informaciones debimos descubrir el engaño, porque bajo la guía de Arcadi Espada ahora comprendemos que no era tan difícil.

Es un ejercicio de crítica literaria fabuloso. Incontestable.

El lector descubrirá una verdad que desde entonces ha estado oculta. Algunos detalles resultan muy curiosos. Algunas mentiras, realmente indignantes, como por ejemplo, aquella aireada conversación telefónica en que la esposa de Camps, decía: “Con el mío(regalo) te has pasado 20 pueblos,…” ahí acababa el titular del periódico que omitía el resto de la frase:” …no puedo aceptarlo, te lo devuelvo”. Y así cada vez.

Tal vez no sirva para recomponer la dignidad del protagonista, tan deteriorada ya, pero sí para denunciar el atroz comportamiento de unos periodistas que parecen actuar arrastrados por un odio sectario y sin razón, y para que algunos que nos dejamos llevar por aquellas falsas informaciones, aprendamos la lección para el futuro.

También te puede interesar:

Niebla en Tánger

Basta con Vivir, de Carmen Amoraga

Carmen Amoraga presenta su última novela, ‘Basta con vivir’

Premio Planeta en Valencia: Javier Sierra y Cristina López Barrio

El Fuego Invisible, de Javier Sierra

Las aventuras del agente Falcó

Una entrevista sorprendente: Pedro Baños

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here