Aitana Sánchez-Gijón: “Es una necesidad vital para mí abordar personajes intensos”

0
934

Han pasado 10 años desde que Aitana Sánchez-Gijón estuviera por última vez sobre el escenario del teatro Olympia, lo había hecho con ‘Un dios salvaje’, y regresa ahora con ‘La vuelta de Nora’, secuela firmada por Lucas Hnath sobre el clásico drama de  Henrik Ibsen ‘Casa de muñecas’. Casi, casi, el retorno de Sánchéz-Gijón a las tablas del teatro de la calle San Vicente invita a pensar a que la obra ‘La vuelta de Nora’ estaba destinada a ese escenario.

Sí, Nora, la protagonista que cierra la obra original con un contundente portazo, regresa al mismo hogar que clausuró quince años atrás en busca de preguntas y respuestas a sus emociones. En busca de acallar las heridas de unos sentimientos que el paso del tiempo no ha logrado aquietar y…, con la necesidad de resolver su propio sentido de la vida.

‘La vuelta de Nora’ sitúa, una vez más, a Sánchez-Gijón como una de las grandes intérpretes de la escena española al ponerse en la piel de uno de los personajes más icónicos del teatro.

P: Unos pocos añitos más y tu regreso al teatro Olympia hubiera coincidido con el mismo tiempo que Nora tarda en volver a su casa.

Aitana Sánchez-Gijón durante la representación.

R: (ríe) Sí, sí, y me alegra no que no coincida ya que estoy encantada de volver al Olympia. Es un escenario al que gusta volver.

P: ¿Nora es una heroína o antiheroína?

R: Tiene los dos aspectos. Siempre se la ha considerado una heroína. Es un personaje potente y toda una referencia feminista pero…, también es un ser humano con sus luces y sus sombras. Es referencial pero también como antiheroína es referencial. Es un personaje complejo, lleno de riqueza y por esa misma razón es atractivo.

P: Si bien no habías interpretado a Nora en ‘Casa de muñecas’, ponerte en la piel de un personaje tan significativo en el teatro debe ser un desafío y a la vez gratificante que ya habías interpretado a Medea, Penélope…

R: Sí, sí, es emocionante tener a Nora como personaje. Son personajes tan ricos, tan humanos en su complejidad que suponen un reto. Te confrontan con preguntas y con…, cosas de ti misma que si no tuviera este espejo, esta posibilidad a través de estos personajes no sé si hubiera podido ir tan lejos. Para mi cada personaje es como una oportunidad de aprender sobre mi misma, sobre la sociedad en la que vivimos y lo que nos pasa a los humanos, los unos con los otros y Nora es uno de esos personajes catalizadores de los buenos, ¿sabes? Motiva meterse en la piel de Nora y vivir sus experiencias.

P: Tras cerrar la puerta, Nora vuelve tras quince años de ausencia para unos papeles de divorcio en esta secuela pero… La pregunta es de rigor, Aitana, ya que tú te la habrás hecho,  ¿por qué vuelve, en realidad, Nora?

R: Por supuesto, por supuesto. Sí, sí, ésa pregunta me la hice, es verdad, en todo momento. Hmmmm… Hay un riesgo evidente, claro que lo hay, ella vuelva casi en secreto. Vuelve casi en secreto para conseguir estos papeles del divorcio pero…, no tiene ninguna intención de encontrarse con sus hijos, ni con Torvald, su marido…, lo haría en un segundo momento si no consigue, con la complicidad de su niñera, lo que ha ido a buscar. Es una vuelta un poco subterránea en las que, seguramente, las motivaciones profundas de Nora es: “Cerré ésa puerta pero quedó abierta alguna herida”.  Ella piensa: “La herida no se ha cerrado para mí, ni para ellos tampoco”.  Creo que es una necesidad más subconsciente de confrontar. Han pasado quince años en ese momento, Nora ha conseguido muchas cosas, las conquistas que ha logrado son enormes y titánicas, sin embargo no puede ir más allá, ha llegado a un tope y, probablemente, para deshacer ese nudo necesita confrontar se con esa realidad que dejó atrás, y con esos afectos dañados que dejó atrás y…, a partir de ahí, sin saber qué es lo que se va a desencadenar, ni qué es lo que va a ocurrir, ese nudo logra deshacerse un poco más y…, por lo menos pasar a la siguiente pantalla, digamos.

P: Lo que significa que es la construcción de una nueva Nora.

R: Exactamente, sí, tú lo has dicho. Se construye una nueva Nora. En realidad estamos todos en construcción permanentemente hasta el día en que morimos entonces… Ella ha estado en construcción durante todos estos años, ha conseguido muchas cosas y…, es lo que pasa, nos pasa hoy, eehh…, cómo decirlo. Hace 150 años que Nora dio el portazo ó 15 hasta que vuelve, es lo mismo 15 que 150 y…, seguimos en construcción. Forma parte del ser humano.

Aitana Sánchez-Gijón interpreta a Nora.

P: Es lo bello de vivir, ¿sí?

R: ¡Por supuesto! Estamos en constante proceso de construcción y deconstrucción. Somos vulnerables y pensar lo contrario es absurdo.

P: Tu trabajaste con Juan José Campanella en una película y él me comentó que tenías un talento especial para los momentos dramáticos y que sacabas muchas aristas, muchas parcelas del personaje en los pasajes intensos, ¿te sientes cómoda interpretando personajes con carga emocional y profundos?

R: Sí, la respuesta es sí. La verdad es que me tocan en lo más profundo, porque me conciernen, porque existencialmente los necesito para entender algo o para vivir…, o por lo menos para plantearme las preguntas correctas. No lo sé…, entonces…, es una necesidad vital. Necesito implicarme en estas propuestas porque me invitan a pensar. No lo sé…, creo que es una necesidad vital para mí abordar personajes intensos.

P: Supongo que ello hace que elijas mucho tus personajes a la hora de interpretarlos y que seas muy selectiva en el momento de elegir un papel.

R: Sí, sí. Cuando he decidido hacer alguna función, que me ha pasado alguna vez, pocas por suerte, pero…, cuando he decidido hacer alguna función que no me ha producido esa inquietud, esa excitación, ese no poder dormir,  esa necesidad imperiosa de hacer eso y no otra cosa… Cuando no he estado plenamente convencida, hmmmm…, lo he pagado muy caro. Ha sido duro. He sufrido en escena, me ha supuesto un desgaste muy grande porque no tenía esa necesidad vital de hacer lo que estaba haciendo y…, entonces  ya he entendido que tengo que regirme por esa señal que son mis tripas revolucionadas. Sí, selecciono mucho lo que voy a interpretar.

P: Aitana, mil gracias por hablar con nosotros y contarnos tu visión de Nora y sobre tu trabajo.

R: Gracias a vosotros, ha sido un verdadero placer.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here