El acusado de matar a su padre en Real de Gandía es condenado a 15 años de prisión

0
685
Ciutat de la Justícia de València

Un hombre ha sido condenado por la Audiencia de Valencia a quince años de prisión por asesinar a su padre, de 84 años, de una paliza en Real de Gandía en junio de 2016, según ha publicado EFE y recogido varios medios.

La Audiencia provincial, en una sentencia del 4 de diciembre facilitada hoy por el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV), condena al hombre por asesinato con alevosía, con la atenuante analógica de intoxicación etílica y la agravante de parentesco.

Al acusado se le abonará todo el tiempo que ha estado privado de libertad por esta causa, ya que permanece en prisión provisional desde el 27 de junio.

Contra la sentencia, que expresa el veredicto del jurado, se puede presentar recurso ante la Sala de lo Civil y Penal del TSJCV en el plazo de diez días.

En sus conclusiones definitivas, el fiscal calificó los hechos como delito de asesinato con la concurrencia de agravante de parentesco y la atenuante analógica de intoxicación etílica de transtorno mental transitorio, y solicitó una pena de 17 años de prisión, mientras que la defensa del acusado pidió la libre absolución.

La agresión se produjo el 24 de junio de 2016 sobre las 11 horas, cuando el acusado, que había consumido bebidas alcohólicas desde la hora de comer, acudió al vivienda donde residía su padre, de 84 años, y comenzó a propinarle numerosos puñetazos en la cabeza. El anciano murió a causa de una hemorragia cerebral postraumática el día 28 de junio.

Según el jurado, queda probado que el acusado había bebido alcohol desde la hora de comer hasta que acudió a la vivienda de su padre pero la cantidad ingerida no fue de suficiente entidad como para anular o alterar gravemente sus facultades volitivas y cognitivas, sino únicamente “se las alteró levemente”.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR  Obras Públicas eliminará un punto conflictivo con una glorieta de acceso a la urbanización Monterrey de Real de Gandia

Por ello considera que esa alteración, si bien fue leve, tuvo una relación esencial “en la génesis de los hechos”, por lo que la pena debe imponerse en su grado mínimo y se le imponen 15 años de prisión.

En la primera vista del juicio el pasado 27 de noviembre, el acusado declaró que no recordaba claramente lo sucedido, porque estuvo bebiendo cazalla y vino desde horas antes de los hechos.

Según su relato, a preguntas del fiscal, acudió a casa de un amigo y posteriormente fue a visitar a otros a un bar cercano, donde bebió cazalla y vino en cantidades que ha asegurado no recordar.

Según el Ministerio Público, al acusado dejaron de servirle en el citado bar por su estado de embriaguez, y fue llevado a casa en un taxi por una mujer que le conocía.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here