PSOE de Chiva, ¿lo que ni Blanqueries ni Ferraz quieren ver?

0
556

[Img #29482]Todo arranca en los meses previos a las elecciones municipales de mayo de 2015, cuando el que era el candidato socialista en Chiva, Francisco Hernández, se ve obligado a renunciar a liderar la lista al reabrirse un proceso judicial contra él por su actividad empresarial.
Entonces la Asamblea General ratificó a la número 2, Yolanda Martínez, como candidata, y desde entonces se suceden lo que estos militantes consideran “graves irregularidades” que han denunciado ante las direcciones de Valencia y Madrid. Un año después siguen sin recibir respuesta, ni a favor ni en contra. Blanqueries y  Ferraz se inhiben de lo que pueda estar pasando en Chiva, según estos militantes, que aseguran que ya no les quedan organismos internos a los que acudir, que nadie en el PSPV ni en el PSOE les hace caso, ni para darles la razón ni para desautorizarlos. La callada por respuesta, “esperar a que nos olvidemos o lo dejemos por imposible”.
Las irregularidades que denuncian pasan porque haya personas en la Ejecutiva Local que no han sido ratificadas ni elegidas por la Asamblea. Incluso aseguran que hay dos casos concretos en los que participaron de la Ejecutiva sin ser militantes, ya que se afiliaron con posterioridad. Algo que los estatutos del PSOE no permiten, explícitamente.
O siguiendo porque desde la Asamblea Extraordinaria del 27 de marzo de 2015 ningún acta de ninguna asamblea se ha ratificado de forma legal. Sin actas, sin ratificación de las mismas de forma pública, sin que la asamblea tenga acceso a las mismas, aunque se les asegure que las mismas existen.
Reuniones de la ejecutiva local en las que participan más miembros de los elegidos en noviembre de 2014, actuando como Secretario de Organización el que era el Vicesecretario de Acción Electoral sin que la asamblea aprobara el cambio, otra de las denuncias que han caído en saco roto.

 

Lo que vale para Ferraz no vale para Chiva
Meses después se ha vivido un curioso paralelismo entre la agrupación socialista de Chiva  y el Comité Ejecutivo Federal del PSOE que acabó con la dimisión de Pedro Sánchez como Secretario General.
Para tratar de cambiar el rumbo de la agrupación de Chiva algunos militantes deciden forzar a que Valencia tome cartas en el asunto. El 3 de septiembre el registro de entrada de la Comisión Ejecutiva Provincial de Valencia recibe la dimisión de 14 de los 19 miembros de la Comisión Ejecutiva Local de Chiva.
Los estatutos marcan que con la dimisión de más del 50% de sus miembros se suspenden las funciones del órgano ejecutivo. Pero 14 meses después sigue funcionando sin que haya resolución desde Blanquerías.
La maniobra para apartar a Pedro Sánchez sirvió para el Comité Federal, pero en Chiva ha topado con el Comité Provincial de Valencia y con la Comisión Ejecutiva Federal en Madrid.

 

Sin respuesta, moción de censura
Tras un mes sin respuesta, este medio centenar de militantes socialistas de Chiva decide presentar una moción de censura, firmada por más del 50% de los militantes el 7 de octubre de 2015.
Los estatutos del PSPV-PSOE marcan que la moción de censura debe discutirse en asamblea extraordinaria 15 días después de presentarse.  Este grupo de militantes lo denunció de nuevo ante la dirección provincial 22 días después, no se había convocado la asamblea. De nuevo silencio. 
42 días después se convocó la asamblea extraordinaria para debatir la moción de censura, que no salió adelante, aunque aquí también se denuncian irregularidades. De nuevo silencio en Blanqueries y en Ferraz.
Un año después de estos hechos el PSPV-PSOE de Chiva se mantiene en la oposición en el Ayuntamiento de Chiva con sus dos concejales, y la vida interna del partido continúa igual, con dos partes enfrentadas sin que nadie quiera mediar, ni en Valencia, ni en Madrid.
 

 

Para ver las noticias més destacadas de hoy, pincha aquí